Imagen de archivo de una sanitaria sujetando una muestra recién tomada para una PCR. / ARCADIO SUÁREZ

¿Por qué Canarias tiene más ómicron sigilosa? Llegó antes por el turismo

El archipiélago es la comunidad con más presencia de la subvariante: ha pasado del 1% al 76% en cinco semanas

Carmen Delia Aranda
CARMEN DELIA ARANDA Las Palmas de Gran Canaria

Canarias identificó sus primeros 14 casos de la subvariante BA.2 conocida como 'ómicron sigilosa' en los últimos días de enero. Solo cinco semanas después, el sublinaje del Sars-Cov-2 ya se convirtió en la variante predominanteen el archipiélago, desplazando a la ómicron original y representando el 75% de las muestras estudiadas entre el 28 y el 6 de marzo. Esto sitúa al archipiélago como la comunidad con mayor presencia de la nueva estirpe del virus a bastante distancia del País Vasco, donde ha llegado a encontrarse en el 55% de los casos.

También Canarias fue la primera comunidad donde la ómicron original desplazó a la temida variante Delta. Los primeros casos se detectaron en la última semana de noviembre y representaban el 0,9% de los contagios. Para final de año, la ómicron original ya estaba presente en el 87,5% de los casos estudiados, originando 150.000 contagios en las islas en una sexta oleada que afectó a toda España.

¿Qué ocurre para que Canarias sea más propicia que otros territorios para las nuevas variantes? La principal razón es que llegan antes por la movilidad que genera el turismo, principalmente en invierno. Así no es de extrañar que el primer caso de coronavirus de España se registrara en La Gomera y que fuera importado por unos turistas alemanes.

«En invierno tenemos la temporada alta. En esta época del año recibimos a mucha más gente en relación a otros destinos turísticos como Cataluña, Andalucía o Baleares», sostiene el jefe de servicio de Epidemiología y responsable de la red canaria de vigilancia genómica, Álvaro Torres.

En todo caso, el experto asegura la mayor presencia del virus en las islas que en el resto del Estado «es una cuestión momentánea. Ser los primeros es algo circunstancial. Casi es mejor, porque nos obliga a estar mejor preparados», indica el médico especialista en Medicina Preventiva y Salud Pública y técnico de la Dirección General de Salud Pública del Gobierno de Canarias.

Tampoco los turistas son los únicos importadores de las nuevas variantes. «Los primeros casos de infectados por ómicron que detectamos eran canarios que habían viajado», sostiene.

Otras fuentes de casos importados, además del turismo, son las personas inmigrantes, si bien, hasta ahora, ninguna ha portado una variante nueva o de interés. También los pesqueros que estiban en el archipiélago han traído alguna nueva variante. «La delta entró por ahí y dio lugar a un brote pequeño. En general, los marineros no contactan con la población autóctona», afirma Torres que recuerda que Canarias, por su condición de portuaria y turística, más está expuesta que otras regiones. «Nos vienen por todas partes», dice.

Dinamarca y Reino Unido fueron los primeros países donde la BA.2 se propagó. De momento, parece que no ha provocado más hospitalizaciones ni fallecimientos entre los infectados y tampoco tiene un mayor escape a las vacunas que la ómicron original.

Lo que sí está probado es su mayor contagiosidad. «Es 1,4 veces más transmisible que la ómicron original», afirma el coordinador de la red de vigilancia genómica de Canarias que desde marzo de 2021 alerta de la aparición de nuevos linajes al archipiélago.

Su llegada no se ha apreciado tampoco en las patologías de los pacientes de covid canarios. «Lo que sí es cierto es que, coincidiendo con el aumento de su presencia, se ha frenado el descenso de la incidencia del virus», comenta Torres, que confía en que se recupere la tendencia a la baja de los contagios, si bien opina que no será tan acusada como a mediados de enero.

Otro aspecto importante de la nueva variante es que apenas afecta a las personas que se infectaron con la ómicron original. «Las personas infectadas con BA.1 están muy protegidas. Apenas hay reinfecciones», afirma.

Desde Gran Canaria

La ómicron BA.2, conocida como sigilosa, tuvo su principal puerta de entrada al archipiélago por Gran Canaria a finales de enero. Sin embargo, la subvariante del Sars-Cov-2 ya afecta por igual a todas las islas, según explica el coordinador del la red de vigilancia genómica para la covid en Canarias, Álvaro Torres. Ahora, la nueva variante ha acorralado a la ómicron original y entre las dos han copado casi la totalidad de las infecciones.

«En verano tuvimos más variedad de linajes, sobre todo en Gran Canaria y en Fuerteventura. Esa variedad se hundió con la marea delta y en diciembre llegó el tsunami de ómicron», sostiene Torres.

Curiosamente, la isla que ha presentado más variedad en cuanto a variantes durante la pandemia ha sido Fuerteventura, donde el pasado verano coincidieron los lijanes Zeta, Lambda, Mu, Delta, Beta y Gamma.

En todo caso, la red de vigilancia está preparada para detectar la irrupción de cualquier variante en Canarias. « Estamos secuenciando entre el 15 y el 20% de los casos semanales. Es bastante, teniendo en cuenta que la técnica es muy complicada y laboriosa», señala Torres. El peso principal en esta tarea lo asume el hospital tinerfeño de La Candelaria, que es el centro de referencia para todos los hospitales salvo para el Doctor Negrín, en Gran Canaria, que realiza sus propias secuenciaciones. También el Hospital Universitario de Canarias, en Tenerife, está empezando a desarrollar estos estudios genómicos. «Somos la comunidad con mayor capacidad de secuenciación», afirma Torres.

El Ministerio de Sanidad dará a conocer mañana los últimos estudios realizados por la red.