Las alteraciones de la voz

14/04/2019

La voz es un instrumento frágil, la mayoría de las personas en algún momento de sus vidas puede experimentar alguna sensación desagradable al usarla. Ante cualquier síntoma es importante acudir a un especialista para establecer un diagnóstico y a un logopeda para iniciar una terapia vocal, explica la doctora Claudia Borrero, especialista en Logopedia del Hospital Perpetuo Socorro.

La voz es un instrumento fundamental para expresar mediante el lenguaje oral pensamientos, sentimientos, emociones o conocimientos convirtiéndolo en un elemento comunicador muy importante. Forma parte de la identidad de una persona y por tanto hay que aprender a cuidarla pues en muchas ocasiones y por diversos factores puede afectarse causando una alteración o disfonía. Por ello, y ante el próximo Día Mundial de la Voz, que la Asociación de Logopedas de España celebra bajo el lema Tu voz es única, ¡cuídala!, es importante concienciar sobre las patologías que pueden afectarla y cómo prevenirlas.

«Tenemos una voz saludable cuando nos resulta agradable, cómoda, clara y con una intensidad y tono adecuados. La voz esta influenciada por numerosos factores que pueden afectarla, entre los cuales se encuentran los orgánicos, culturales, ambientales o profesionales, entre otros. Estos pueden generar alguna patología, mantenerla y/o agravarla», explica la doctora Claudia Borrero Palau, especialista en Logopedia de Hospital Perpetuo Socorro.

Teniendo esto en cuenta, «hay alteraciones por diversas causas, como las de tipo orgánico, por ejemplo parálisis de cuerda vocal o traumatismos; audiogenas por alteraciones auditivas, o de tipo funcional debido a la presencia de factores que causan una inflamación de las cuerdas vocales alterando el uso adecuado del mecanismo fonatorio.

Causas de inflamación

Dentro de los causantes de la inflamación se encuentra un ambiente ruidoso, sequedad, problemas digestivos, alergias, tóxicos ambientales y alimenticios o mal uso de la voz. Esta inflamación no permite que los subsistemas que forman el sistema fonatorio funcionen de forma armónica, produciéndose un sobreesfuerzo. Además, todos estos factores alteran en mayor o menor grado cualquiera de las cualidades de la voz, desde el tono al timbre, la intensidad y la duración.

La voz es un instrumento frágil, la mayoría de las personas en algún momento de sus vidas pueden experimentar cambios en ella, alguna sensación desagradable al usarla. Por lo tanto la disfonía es una alteración frecuente.

Sentirla ronca o áspera, creer que de repente se escucha más grave, tener con frecuencia dolor de garganta y/o picor o sensación de esfuerzo al hablar son algunas señales que pueden indicar un trastorno vocal. Otros posibles síntomas los constituyen despejar o aclarar reiteradamente la garganta, hablar con esfuerzo, presentar cansancio vocal, sensación de cuerpo extraño en la garganta o de tensión y sequedad. Ante uno solo de estos síntomas es importante acudir a un médico especialista para establecer un diagnóstico y a un logopeda para iniciar una terapia vocal.

Entre los perfiles de riesgo podemos encontrar los profesionales cuya principal herramienta de trabajo es la voz. «Algunas patologías vocales están fuertemente relacionadas con la ocupación; como locutores, animadores, actores, cantantes, predicadores, profesores o telefonistas. Tenemos por ejemplo en los profesores múltiples signos y síntomas como fatiga o cansancio vocal, sequedad y dolor crónico que pueden influir de manera evidente en su trabajo y en su rendimiento laboral. Por ello me gustaría resaltar la necesidad de llevar a cabo programas de educación y prevención dirigidos a concienciar y disminuir factores de riesgo sobre estos colectivos para lo que es recomendable acudir al logopeda para aprender una buena técnica vocal evitando así sobresfuerzos que alteren el mecanismo fonatorio», destaca la doctora Borrero.

Diagnóstico

El tratamiento de los trastornos de la voz depende de la causa que lo produzcan, de la sintomatología del paciente, así como de sus características personales como por ejemplo edad, profesión o sitio de trabajo. La reeducación vocal se debe realizar por un logopeda y se basa en el diagnóstico médico realizado por un otorrinolaringólogo o un foniatra en una evaluación vocal, respiratoria y acústica de la voz, en los antecedentes del paciente, la identificación del factor o los factores de riesgo, los vicios fonatorios, mecanismos de rigidez o sobreesfuerzo. A partir de aquí se plantean objetivos encaminados a suprimir o controlar los factores que desencadenan la alteración, enseñar una técnica vocal correcta para lograr una voz sana qué se adapte a las necesidades de la persona, se trabaja con el fin de conseguir una voz que soporte una sobrecarga vocal habitual, trabajar con el mínimo gasto y el máximo rendimiento para obtener una sensación agradable al hablar.

En las sesiones de logopedia se trabajan diferentes aspectos como relajación, respiración, adecuado posicionamiento corporal, coordinación fonorespiratoria, resonancia, modulación de la voz e higiene vocal. «Es muy importante para el éxito de la terapia no solo la motivación, disposición y colaboración del paciente, sino también y no menos importante la implicación de la familia y el entorno escolar en caso de las disfonías infantiles», resalta la logopeda.

La edad

Respecto a las afectaciones se presentan causas y características diferentes según la edad por lo que el tratamiento se adapta a ella ya que, por ejemplo, la laringe de un niño y de un adulto son diferentes en dimensión, consistencia y posición. Las alteraciones de la voz en el adulto mayor dependen de muchos factores, como el estado neurológico, hormonal, auditivo, respiratorio, muscular o la exposición a factores de riesgo, entre otros. El proceso fisiológico de envejecimiento trae consigo una serie de modificaciones como puede ser disminución del agua corporal y la sensibilidad auditiva, alteración en las cavidades de resonancia o la modificación en la mucosa laríngea. De hecho todos estos fenómenos contribuyen al envejecimiento fisiológico de la voz.

«Se tiende a pensar que al ser cambios inevitables no se puede hacer nada por modificarlos o disminuirlos pero una intervención vocal preventiva es importante ya que no nos podemos olvidar que las personas mayores desarrollan también una actividad social y la voz no debería ser un limitante», concluye la especialista en Logopedia de Hospital Perpetuo Socorro.