«El alcohol causa o agrava más de 200 enfermedades»

10/11/2018

La doctora Nieves Jiménez, especialista en Medicina Interna, llama la atención sobre la ingesta de alcohol y los múltiples problemas que puede causar al organismo. Es especialmente agresivo para el sistema digestivo, el cardivascular y el cerebro. En el sistema metabólico, el hígado es uno de los órganos más afectados.

ETIQUETAS:

— ¿Cómo afecta el consumo de alcohol?

— El consumo de alcohol puede causar múltiples problemas al organismo. Se estima que puede ocasionar o contribuir en el agravamiento de más de 200 enfermedades y trastornos y estar relacionado con más de tres millones de defunciones anualmente.

— ¿Cuáles son sus principales consecuencias?

— El alcohol resulta muy agresivo para el organismo. Especialmente para el sistema digestivo, cardiovascular y para el cerebro, en el que provoca pérdida de memoria y otras capacidades mentales así como trastornos psiquiátricos. En el sistema metabólico, el hígado es uno de los órganos más afectados por su ingesta, al igual que el páncreas. La presión sanguínea también se ve muy afectada contribuyendo a aumentar de forma significativa el riesgo de accidentes cardiovasculares al debilitar al corazón y su capacidad de bombeo. Además, genera una mayor vulnerabilidad para padecer infecciones o disfunciones sexuales.

— ¿Qué patologías son las más frecuentes?

— A nivel digestivo destaca la esteatosis hepática alcohólica, muy frecuente entre quienes abusan de la bebida; hepatitis alcohólica y cirrosis hepática; además de pancreatitis aguda. Psicológicamente puede causar insomnio, depresión, demencia, psicosis o trastornos de ansiedad mientras que a nivel dermatológico se encuentra la psoriasis o rosácea. También es un factor de riesgo ante distintos tipos de cáncer, como el de hígado, colon, faringe o laringe, entre otros. La anemia, diabetes, hipertensión, arritmias cardíacas o artritis son otras enfermedades a las que contribuye de forma activa.

— ¿El riesgo es sólo ante la adicción?

— El alcohol en general no es recomendable debido al etanol que contiene y que actúa como una droga. Su riesgo aumenta según el estado de salud de cada persona, existen grupos en los que el alcohol puede provocar un mayor riesgo, como en el caso de la adicción, que es una de las situaciones más peligrosas pero no la única. Por ejemplo una ingesta excesiva de forma puntual, conocida como intoxicación etílica aguda, puede conducir a un coma etílico e incluso a la muerte.

— ¿Qué síntomas pueden alertar de una ingesta peligrosa?

— Algunos de los posibles síntomas son sudoración excesiva, vómitos, temblores, convulsiones, hiperventilación, confusión, hipoglucemia e incluso pérdida del conocimiento. Ante estas señales hay que avisar o acudir a un servicio de Urgencias ya que existen graves riesgos como la hemorragia digestiva, gastritis, alteración hepática, coma, hepatitis aguda compromiso cardiovascular con riesgo de muerte. Y hay que tener en cuenta que no siempre es necesario haber bebido mucho para que ocurra ya que el grado de afectación depende también del estado de la persona en ese momento en concreto.