Descubrimiento

Un virus «defectuoso», detiene el VIH

16/04/2018

Cinco pacientes con diferentes perfiles inmunológicos han conseguido controlarlo durante más de 25 años sin necesidad de tratamiento.

Un trabajo elaborado en el marco de la Red de Investigación en SIDA (RIS) y realizado por investigadores del Instituto de Salud Carlos III, la Universidad de La Laguna de Tenerife y el Instituto de Investigación del Sida IrsiCaixa de Barcelona, ha mostrado que heredar un virus «defectuoso» del VIH provoca que la infección no avance.

Cuando alguien se infecta por el VIH lo hace de por vida, pero el virus no evoluciona de la misma manera en todas las personas. De hecho, existe un pequeño grupo de pacientes (menos del 1%) en cuyo organismo la infección no avanza, aunque no tomen tratamiento antirretroviral.

En este sentido, los investigadores han descubierto por primera vez defectos en la proteína de la envoltura (membrana externa) del VIH-1 que explicarían que cinco pacientes con diferentes perfiles inmunológicos hayan conseguido controlar el virus durante más de 25 años sin necesidad de tratamiento.

De hecho, las cinco personas contrajeron la infección con virus de similares características mediante el uso de jeringuillas, a principios de los 80 en Madrid. En este sentido, el estudio confirmaría también que los defectos del VIH-1 se heredan entre los virus y pueden determinar la evolución clínica de una persona, haciendo que la infección no progrese en ella. Los llamados long-term non progressor (no progresores a largo plazo) son personas que llevan más de 10 años infectadas por el VIH, no toman tratamiento y mantienen un número elevado de CD4 (las células a las que ataca el VIH) sin mostrar síntomas de la infección. Dentro de este grupo, existen los controladores de élite, en los que el nivel de virus en su sangre es tan reducido que es indetectable. Los factores que convierten a una persona en controladora se relacionan con su genética, su sistema inmunitario y las características concretas del virus.