Borrar
Otro desastre más de la UD: que acabe la temporada ya
La Guardia Civil custodia un camino cerca de la ermita de Santa Ana, en Llosa de Ranes (Valencia). D. Torres/Vídeo: E. P.

Buscan el cadáver de Marta Calvo cerca de una ermita y una cantera

Una treintena de agentes reconocen en Villanueva de Castellón y Llosa de Ranes (Valencia) tres lugares delimitados por la geolocalización de uno de los móviles que utilizaba el presunto asesino en serie

JAVIER MARTÍNEZ / Tamara Villena

Valencia

Miércoles, 8 de septiembre 2021, 17:54

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

La Guardia Civil ha rastreado este miércoles por la mañana los alrededores de la ermita de Santa Ana en Llosa de Ranes y un vertedero ilegal junto a una cantera en Villanueva de Castellón para buscar el cadáver de Marta Calvo, la joven desaparecida el 7 de noviembre de 2019 tras una cita sexual con un narcotraficante en una vivienda de Manuel. Una treintena de agentes de la Unidad Central Operativa (UCO) y de varios grupos de la Comandancia de Valencia participan en el operativo con dos perros adiestrados en la detección de restos cadavéricos.

El despliegue policial causó un gran revuelo en la localidad de Manuel después de que el martes trascendiera que la Guardia Civil había reactivado la búsqueda de Marta Calvo, pero los investigadores inspeccionaron el lunes tres lugares en los municipios cercanos de Villanueva de Castellón y Llosa de Ranes. Los agentes expertos en telecomunicaciones de la UCO y dos guardias civiles del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de Valencia reconocieron días antes el terreno para delimitar la zona de rastreo.

Los especialistas seleccionaron varias ubicaciones tras estudiar los datos de geolocalización de uno de los móviles que utilizaba el presunto asesino en serie Jorge Ignacio P. J., el narcotraficante acusado de matar a la joven de Estivella y otras dos mujeres.

Los agentes rastrearon a primera hora de la mañana un vertedero situado junto a un barranco que rodea una cantera en el término de Villanueva de Castellón. Varios guardias civiles descendieron por un terreno escarpado para inspeccionar una zona donde se acumulan escombros, neumáticos y otros residuos urbanos, pero no encontraron nada de interés para la investigación.

Unas dos horas después, el mismo grupo de agentes de paisano y uniformados se desplazaron a la ermita de Santa Ana en Llosa de Ranes para buscar el cadáver de Marta en otro paraje montañoso cerca de un mirador y varias antenas de telefonía móvil de gran tamaño.

La segunda inspección fue más breve que la anterior. El equipo de guardias civiles reconoció la zona en poco más de media hora mientras una veintena de periodistas trataban de tomar imágenes desde un camino cercano. Un grupo de agentes controlaron los accesos a la ermita para que nadie pudiera acercarse.

El tercer lugar fue rastreado por los investigadores entre las 13 y 13.45 horas. Los guardias civiles examinaron una casa en ruinas cerca de un campo de naranjos en Villanueva de Castellón, pero tampoco hallaron indicios de una posible ocultación de un cadáver.

La Guardia Civil tiene previsto reanudar las labores de rastreo mañana en otros lugares cerca de los puntos que determinan los datos de geolocalización del teléfono. El delincuente colombiano estuvo tres horas en varios parajes cercanos a su casa poco después de la muerte de Marta, según los posicionamientos de su móvil.

La casa de campo y la cantera se encuentran a poco más de un kilómetro de distancia del casco urbano de Manuel por senderos que atraviesan el monte, y a seis kilómetros por la carretera que une ambos pueblos.

Aunque la zona ya fue rastreada por la Guardia Civil durante el primer operativo de búsqueda en 2019, los agentes examinaron el terreno de forma más minuciosa. Tras ser informada del operativo policial, la madre de Marta Calvo difundió ayer un comunicado para agradecer el gran esfuerzo que está realizando la Guardia Civil para buscar el cadáver de su hija. «Todo apunta a que estamos más cerca de recuperar mi niña», manifestó Marisol Burón.

Después de la costosa e infructuosa búsqueda del cuerpo en el vertedero de Dos Aguas, los investigadores de la Guardia Civil sospechan que el presunto asesino en serie mintió en su declaración y no habría arrojado el cadáver a varios contenedores en Alzira y Silla tras descuartizarlo, sino que pudo ocultarlo en algún lugar recóndito de Manuel, Villanueva de Castellón o Llosa de Ranes.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios