Imagen de la transitada calle de Triana, en la capital grancanaria. / Juan Carlos Alonso

La pandemia en Canarias entra en una meseta y la desescalada continuará

El consejero canario de Sanidad asegura que el descenso de los contagios se ha estancado, si bien tampoco están creciendo

Carmen Delia Aranda
CARMEN DELIA ARANDA Las Palmas de Gran Canaria

La curva epidémica canaria ha entrado en una situación de meseta, según explicó este lunes el consejero de Sanidad del Gobierno de Canarias, Blas Trujillo, durante una visita al nuevo equipo de tomografía por emisión de positrones (PET-CT) del complejo hospitalario Insular Materno Infantil de Gran Canaria.

« Ni terminamos de bajar del todo ni subimos. Es una situación estacionaria en la que está prácticamente todo el país», indicó Trujillo quien confía en que Canarias pueda seguir el proceso de desescalada para eliminar la totalidad de las medidas anticovid.

Trujillo indicó que las restricciones se han ido suavizando, al igual que en el resto del mundo, con el objetivo de convivir con el virus de una forma «más normal». No obstante, añadió que hay que mantener la prudencia porque la pandemia aún no ha terminado y ni el aprendizaje para aprender a abordar la enfermedad.

En todo caso, insistió en que todo apunta «a un escenario de normalidad» y que, «salvo alguna sorpresa, iremos en una senda en la que desaparezcan todo tipo de restricciones».

Canarias, hasta el pasado viernes, continuaba con indicadores de transmisión del virus en riesgo muy alto, con una media de unos 1.800 contagios diarios. Además el archipiélago es la comunidad donde más circula la subvariante BA.2, más transmisible aún que la ómicron original.