Benedicto XVI en los jardines de Castel Gandolfo. / Reuters

Benedicto XVI, acusado de encubrir y no perseguir casos de abusos sexuales

Un exhaustivo informe independiente detalla los abusos sexuales cometidos en la diócesis de Múnich-Freising entre 1945 y 2019

JUAN CARLOS BARRENA Corresponsal en Berlín

Un exhaustivo informe realizado por un despacho de abogados independiente sobre los abusos sexuales cometidos en la diócesis de la capital de Baviera en el pasado inculpa al papa emérito Benedicto XVI por encubrir y no perseguir en varios casos a los religiosos implicados durante su etapa como arzobispo de Múnich-Freising en los años 70 y 80 del siglo pasado. Durante la presentación del informe de más de mil páginas, el abogado Martin Pusch, de la cancillería Westphal Spilker y Wastl (WSW), subrayó que el pontífice retirado tuvo un comportamiento incorrecto en al menos cuatro casos de abusos. En dos de ellos se trata de religiosos que pudieron continuar ejerciendo sin restricciones pese a que sus abusos sexuales eran conocidos.

El comportamiento de Joseph Ratzinger durante su etapa como cardenal y arzobispo de Múnich-Freising entre 1977 y 1982 ha sido verificado y debe ser valorado de nuevo, señaló a su vez Marion Westphal. La abogada destacó que en esos años se produjeron los más graves casos de abusos sexuales en esa diócesis. Por su parte, Pusch destacó que Joseph Razinger negó las acusaciones en todos los casos, tras declarar voluntariamente ante los abogados en un interrogatorio que ocupa 82 páginas del informe. La ignorancia sobre lo sucedido en esos casos de abusos cometidos por religiosos que declaró el papa emérito no concuerda con las actas a las que tuvo acceso el equipo de WSW, señalaron los abogados en rueda de prensa. Los investigadores subrayaron que tampoco en tiempos recientes ha habido «un cambio de paradigma» por parte de la iglesia católica en esa diócesis hacia las víctimas de esos abusos.

«Hasta el pasado más reciente y en parte actualmente, los afectados no se encuentran más que obstáculos» cuando presentan sus denuncias, señalaron los abogados, quienes denunciaron la falta de un acercamiento activo de la iglesia católica en esa diócesis hacia las víctimas de los abusos sexuales cometidos por religiosos. Pusch subrayó la existencia de un «interés general por el secretismo» y el «deseo de proteger a toda costa a la iglesia como institución». El estudio contabiliza al menos 497 víctimas de abusos sexuales, en su mayoría niños y adolescentes varones entre 1945 y 2019. Los abusos fueron cometidos por 235 personas relacionadas con la iglesia católica, entre ellas 173 sacerdotes y 9 diáconos. Los investigadores de WSW destacaron, sin embargo, que los casos conocidos son solo la punta del iceberg y que existen muchos más ocultos.

Además del papa Benedicto, el informe acusa a otros antiguos arzobispos de Múnich-Fresing, entre ellos el cardenal Reinhard Marx que ocupa actualmente el cargo y que es, según el peritaje, culpable en al menos dos casos de un comportamiento incorrecto. El propio Marx no ha querido colaborar con la investigación. «Decidió no atender nuestra invitación», dijo la abogada Marion Westphal. «Lamentamos extraordinariamente su ausencia», añadió la letrada.

«Hemos tratado de dar luz al terrible fenómeno del encubrimiento», dijo Westphal, al inicio de la rueda de prensa, quien destacó que en su labor ya no se ha tratado de ganar conocimientos, sino de las inevitables consecuencias. «Se trata sobre todo de la culpa individual», señaló la abogada, quien comentó que la iglesia católica y su cúpula no han querido ver durante mucho tiempo el sufrimiento de las víctimas, sino «en ellas un peligro para la institución». A la vista de las acusaciones, los peritos hablan de «una completa no percepción de las víctimas». Los cinco abogados implicados en la investigación comenzaron su trabajo a comienzos de 2020 y han tardado un año en presentar sus conclusiones.

Entre tanto, la fiscalía de Múnich ha reaccionado ya sobre la base de las investigaciones del equipo de WSW. En agosto pasado recibió información concreta del equipo de abogados sobre 41 casos de abusos sexuales en los que se ha demostrado la actuación incorrecta de la iglesia católica en esa diócesis. Un caso más se añadió en noviembre al sumario abierto por la fiscalía. «Los 42 casos afectan exclusivamente a altos responsables de la iglesia con vida y fueron transmitidos altamente anonimizados», señaló un portavoz de la fiscalía muniquesa. En el caso de que sobre esas sospechas se concretice que altos responsables de la iglesia pudieron cometer un delito, se abrirán procedimientos penales, añadió la acusación pública de la capital de Baviera.