Imagen de archivo de estudiantes en un aula de la ULPGC. / COBER

Balón de oxígeno para las universidades: podrán gastar el dinero del remanente

El Gobierno aprueba que la ULPGC y la ULL utilicen los fondos ahorrados, 30 y 26 millones respectivamente, para hacer frente a la inflación

Luisa del Rosario
LUISA DEL ROSARIO Las Palmas de Gran Canaria

La Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC) y la de La Laguna (ULL) podrán utilizar el remanente presupuestario para hacer frente al incremento de los precios como el de la luz. Así lo aprobó ayer el Gobierno canario.

El decreto ley, explicó el Ejecutivo en una nota de prensa, precisa que los centros académicos públicos superiores «podrán financiar en 2022 el incremento de gasto en energía eléctrica, así como de los servicios y suministros cuando aumente el coste por la subida de precios».

El atiende de esta manera la petición trasladada al vicepresidente y consejero de Hacienda, Román Rodríguez, por los equipos rectorales de la ULL y la ULPGC. En sendas reuniones, se comprometió a estudiar una solución económica extraordinaria para cubrir necesidades perentorias por desajustes de su estructura presupuestaria.

La autonomía de las universidades no llega a la utilización voluntaria de los remamentes, partidas presupuestas que no se materializan en un presupuesto y que no pasan a otro gasto. Para los rectores, Lluís Serra y Rosa Aguilar, las universidades están teniendo problemas para hacer frente a los gastos extraordinarios que causa la inflación tras la guerra de Ucrania.

Según el rector de la ULPGC, Lluís Serra, le universidad pública grancanaria tiene en el banco 30 millones de euros fruto de los remanentes, un dinero que no podía utilizar pese a que la factura de la luz se ha incrementado en dos millones de euros. En el caso de La Laguna el remanente asciende a 26 millones.