Imagen de archivo del padre Baez en uno de sus vídeos de Youtube. / c7

Báez desobedece al Obispado y tacha de «asesinos» a los que critican a Gimeno por matar a sus hijas

En su comentario matinal este lunes dice que no hay rezar por las menores asesinadas sino por su madre y sigue justificando al padre por matar a las niñas

CANARIAS7 Las Palmas de Gran Canaria

El sacerdote Fernando Báez sigue justificando a Tomás Gimeno, que asesinó a sus dos hijas en Tenerife, aseverando que es «pobre hombre» y, a pesar de que el Cabildo de Gran canaria llevará sus manifestaciones a Fiscalía y que el Obispado se ha desmarcado de sus polémicas reflexiones, afirmó este lunes que quienes critican la acción del padre de matar a sus dos hijas son «son asesinos o más y peor» que él porque «se igualan y hasta le ganan».

En una de sus reflexiones matutinas que suele enviar a sus seguidores, Báez recalca este lunes que «quienes se dedican a ofender y a insultar a un pobre pecador, por quien debemos rezar y pedir perdón por él a Dios,

Báez, cuyas primeras declaraciones en las que atribuía el comportamiento de Gimeno a la infidelidad de la madre de las niñas Anna y Olivia han sido desautorizadas y rechazadas tajantemente por el Obispado de Canarias, carga contra quienes «que se dedican a ofender y a insultar a un pobre pecador, por quien debemos rezar y pedir perdón por él a Dios».

Esta es su reflexión completa que adelanta Teldeactualidad:

Los hay que se han despachado bien insultando, a Antonio al padre de Ana y Olivia, y no se dan cuenta estos pobres que se ocupan de insultar a este pobre hombre, por el crimen de matar a sus hijas y posterior suicidio, que los que se ponen a insultarlo y a decir lo último y lo más fuerte son tan asesinos o más y peor que el mismo Antonio, pues se igualan y hasta le ganan, ya que se han convertido en Jueces de alguien ocupando el puesto de Dios que es el que juzga a vivos y muertos, y cuando nos mandó a amar incluso al enemigo y al pecador, ningún caso que se le hacen a Dios, pues entramos en la línea del odio, de la agresión, de las ofensas y todo ello es igual o más que un crimen, es igualmente matar.

Y hablando de muerte son tres, dos angelitos y una persona mayor en edad, que si hizo lo que hizo, el que esté libre de pecado –independientemente de la gravedad de los mismos- que tire la primer piedra, y quien odia a su hermano por muy criminal y asesino que sea, es también otro criminal, el odio no es cristiano y sí el perdón, y que nadie peque creyendo es un santo, pues se mata igualmente al ofender, al criticar, al difamar, y nada de eso es cristiano –repito-, y digo cristiano porque al menos están bautizados todos estos que se dedican a ofender y a insultar a un pobre pecador, por quien debemos rezar y pedir perdón por él a Dios, cosa que en su misericordia ha hecho, porque Él sí que es Padre, Padre de todos, de buenos y malos, de culpables y de inocentes.

Por Ana y Olivia, no hay que rezar, pero por las madres de las niñas y por la madre de Antonio, que aunque es un decir es una puta por lo que ha hecho su hijo, sí que rezar pidiéndole tenga paciencia y paz, no alimenten el odio y la agresividad, al violencia y el rencor; recemos pues por estos tres –no por las niñas que no lo necesitan- y recemos también por los que insultan faltando gravemente al primer y mayor mandamiento que es el no amar al prójimo, independientemente haga lo he haga, esté vivo o muerto.

Repito: tan criminal es el que mata como el que odia y agrede, son formas distintas de matar y el daño del que ofende y ataca sin piedad al que se ha portado mal, se lo hace a sí mismo, no al que ofende. Así, que pecan igualmente.

Por supuesto pienso en cristiano, otra cosa muy diferente es que no se sea cristiano, a los que respeto, y no ofendo por más que digan lo que digan. Lo nuestro, seguidores de Jesús el Hijo de Dios, es: perdonar.