El presunto asesisino de gais, en la inspección del piso donde vivía en Irún. / foto: EFE | vídeo: ep

Las autoridades no descartan más víctimas fuera de España del asesino de Bilbao

El consejero de Seguridad descarta, de momento, crear «equipos conjuntos» de investigación con otros cuerpos policiales

AINHOA DE LAS HERAS Bilbao

El vicelehendakari y consejero de Seguridad, Josu Erkoreka, ha apuntado que el caso de los crímenes de gais que está investigando la Ertzaintza, puede tener «ramificaciones que se materializan en otros ámbitos territoriales, dentro del Estado español e incluso fuera de él». Erkoreka, que desveló que antes que en Bilbao, el presunto homicida estuvo en Bruselas, ha realizado estas declaraciones en una comisión del Parlamento de Vitoria, solicitada por el parlamentario del PP, Luis Gordillo, para que diera explicaciones sobre el caso.

Por el momento, la Policía autonómica esta investigando un posible homicidio, dos intentos, y otras tres muertes sospechosas con posible relación con la trama, aunque podría haber otros casos.

A preguntas de Gordillo, el consejero ha descartado, de momento, que se vaya a crear un «equipo conjunto» de investigación con otros cuerpos policiales, aunque ha afirmado que «ha habido, hay y habrá coordinación policial». «No es necesaria por ahora esa fórmula», ha dicho, aunque «si los mandos de la Ertzaintza lo plantean en el futuro no habrá un veto político de ningún tipo. No se puede andar jugando».

«Hay información incorporada a las bases de datos compartidas y una relación bilateral y directa con algunos cuerpos», en referencia velada a los Mossos d'Esquadra, que, según publicaba La Vanguardia, ha enviado un informe a la Ertzaintza sobre dos posibles robos con sumisión química competidos presuntamente por el detenido en Cataluña en 2020. Un tercer episodio estaría pendiente aún de confirmación.

Indicios y evidencias directas

Según ha indicado el consejero de Seguridad, la investigación, que cuenta ya con un presunto autor en prisión preventiva, avanza y «está dando sus frutos». «En esta fase hay de todo, indicios y evidencias directas, cosas contrastadas. De ahí que haya que coordinarse con los cuerpos policiales que operan en los territorios donde haya ramificaciones para que haya cada vez más evidencias y menos indicios». Respecto al modus operandi, ha apuntado que «en algunos casos se han detectado sustancias que se asimilan por el cuerpo humano con rapidez». En el cuerpo de la víctima del homicidio se halló GHB o éxtasis líquido en un examen posterior tras la denuncia de la familia por las extracciones en sus cuentas.

Erkoreka ha revelado que existe abierta una investigación interna por las «filtraciones» a los medios de comunicación. «Estamos en ello para identificar los cauces y a los autores, aunque es difícil. Los más preocupados somos el Departamento de Seguridad porque puede afectar negativamente a la investigación y generar alarma social». «Casi todos los cuerpos tienen en mayor o menor medida focos de filtración, aunque el que sea un problema general no nos consuela», ha dicho.

Sobre una posible «negligencia» al haber sido detectados estos casos después de que las autopsias concluyeran que se trataba de muertes naturales, Erkoreka ha precisado que «lo fundamental ahora es avanzar en la investigación para saber qué sucedió, si hubo conexiones entre los distintos casos y probarlo. Y en una segunda fase, tiempo habrá para analizar si ha habido alguna negligencia».