Borrar
El hielo marino de la Antártida, visto desde el buque Xuelong II el 30 de enero de 2022. YINGQI LIANG
La Antártida registra sus niveles más bajos de hielo

La Antártida registra sus niveles más bajos de hielo

La superficie de mar congelado en el Polo Sur se reduce 170.000 Km2, un «mínimo histórico», según una investigación realizada en el verano austral

Martes, 19 de abril 2022

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Hasta ahora el calentamiento global afectaba la extensión de hielo del Ártico, pero en el hemisferio sur la Antártida mantenía su masa de agua congelada, e incluso registraba una levísima tendencia al alza en los últimos años. Pero este verano austral el Polo Sur perdió hielo marino y redujo sus niveles hasta las cotas más bajas registradas desde que los satélites miden este vértice del planeta en 1978, alertaron los científicos de las universidades de Sun Yat-sen (China) y Albany (EE UU).

Este «mínimo histórico» cuantifica la extensión de hielo permanente en 1,9 millones de km2 a finales de febrero. Son 170.000 km2 menos que la cota más baja registrada con anterioridad, en 2017, cuando también retrocedieron los hielos, indica el artículo 'Un récord sin precedentes en la reducción de la extensión de mar congelado en la Antártida durante el verano austral de 2022', publicado en la revista 'Advances in Atmospheric Sciences'.

Además de medir el hielo marino, los investigadores buscaron las razones de la variabilidad de su masa. Sus hallazgos indican que cuando comienza la primavera los fenómenos físicos llevan más calor a los polos, a través de los mares de Bellingshausen, Amundsen y Ross, que fue una de las zonas donde el hielo se convirtió en agua en mayor medida. En otra región del extremo sur del mundo, el mar de Weddell, la capa congelada perdía espesor debido a «flujos superficiales de calor». Todo este «derretimiento del hielo marino de verano podría estar relacionado con las temperaturas récord del Océano Austral en 2021», indica el autor principal del artículo, Jinfei Wang, junto a los demás firmantes.

El estudio demuestra también una relación entre la blancura de la nieve del Polo Sur y la temperatura que alimenta un «círculo vicioso», según los científicos. Cuanto más blanca, más refleja la radiación, pero a medida que se descongela ese efecto se pierde y el calor se multiplica. Por último, el fenómeno La Niña, con sus poderosos vientos que traslada el agua cálida de la superficie oceánica del trópico hacia los extremos, influye en esta pérdida de superficie glacial. La alarma de los científicos es mayor si se compara con la media de tres décadas anteriores, de 1981 a 2010, ya que la disminución de la extensión del hielo marino en la Antártida alcanza el 30%.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios