Imagen del estado de las obras del nuevo recinto hospitalario anexo al Juan Carlos I, en la capital grancanaria. / ARCADIO SUÁREZ

La ampliación del hospital Juan Carlos I se prevé abrir en tres meses

El nuevo edificio estará dotado de 98 camas polivalentes que aliviarán la presión en los hospitales Insular-Materno y Doctor Negrín

CANARIAS7 Las Palmas de Gran Canaria

Las obras del nuevo edificio hospitalario situado junto al Hospital Juan Carlos I, en la capital grancanaria, van a buen ritmo y se espera que las nuevas instalaciones puedan estar terminadas durante el mes de abril, según indicó el director del Servicio Canario de Salud, Conrado Domínguez.

Este nuevo centro hospitalario dispondrá de 98 camas polivalentes, que podrán emplearse como camas convencionales o unidades de críticos, en función de las contingencias que puedan surgir.

El recinto, que tiene como finalidad absorber a los pacientes derivados de los hospitales Insular-Materno Infantil y Doctor Negrín, ha contado con un presupuesto de 14.5 millones de euros y dispone de una superficie de 4.440 metros cuadrados.

La dotación de personal, uno de los principales escollos para salvar las dificultades que plantea la pandemia, está resuelto. «Estas cosas no se improvisan. Mantuvimos al personal contratado por la pandemia pensando en la dotación de las infraestructuras que necesitamos. Una vez se liberen de la sexta ola, los profesionales van a ir a esas infraestructuras. Si no hubiéramos cogido ese personal, como han hecho en otras comunidades, hubiéramos tenido problemas», indicó el director del SCS respecto a los alrededor de 7.000 profesionales contratados para hacer frente a la pandemia.

Por su parte, el consejero canario de Sanidad, Blas Trujillo, subrayó hace unos días, en la presentación del sistema automatizado de bajas para pacientes asintomáticos de covid, que uno de los objetivos del Gobierno de Canarias es «ampliar la capacidad del sistema sanitario en cuanto a camas hospitalarias».

«Desde el año pasado nos planteamos la construcción de cuatro edificios hospitalarios para enfermedades emergentes que supondrán la incorporación 400 camas polivalentes que pueden convertirse en camas de críticos», resaltó en su comparecencia.

«Esta medida se cristalizará en breve y supone incorporar al sistema la mayor ampliación de camas hospitalarias públicas realizada en la última década», indicó Trujillo.

Y es que, además del centenar de camas previstas en el edificio anexo al hospital Juan Carlos I, se prevén realizar otros edificios hospitalarios en Tenerife y Lanzarote. En total, la capacidad hospitalaria se ampliará en 342 camas con una inversión de 47 millones de euros.

En el caso de Lanzarote, se ha invertido 15,5 millones en la construcción de un nuevo edificio junto al hospital Doctor José Molina Orosa, que tendrá 5.100 metros cuadrados y unas 100 camas. Este equipamiento tiene un plazo de ejecución de siete meses.

Además, en Tenerife, se ha impulsado la construcción de un nuevo edificio de hospitalización en La Candelaria, con 4.400 metros cuadrados de superficie y con una dotación estimada de 98 camas. La inversión estimada asciende a 12.760.000 euros y el plazo de ejecución será de seis meses.

La segunda actuación en Tenerife será la rehabilitación y reforma de las plantas 3, 4 y 5 del edificio D del Hospitalario Universitario de Canarias (HUC), con un superficie total de actuación de 1.900 metros cuadrados y una dotación estimada de 46 camas. La inversión asciende a 3.110.000 euros y el plazo de ejecución de estas obras es de cuatro meses.

Estas edificaciones permitirán aliviar la presión asistencial de los servicios de urgencias por los pacientes por patología covid pendientes de ingreso, además de concentrar actividades como el cribado o aislamiento de pacientes, apoyo a técnicas y procedimientos de los laboratorios centrales con métodos portátiles o ubicación de unidades de salud pública, como centros logísticos de control y rastreo.