La princesa Leonor y el Felipe VI se estrechan la mano durante la ceremonia. / Eloy Alonso / efe

Premios Princesa de Asturias

El Rey advierte a la sociedad de la «fragilidad de los valores democráticos»

Felipe VI exhorta a los españoles a mantener la cohesión y destaca el reto de luchar contra la desigualdad de género y la pobreza

Antonio Paniagua
ANTONIO PANIAGUA Madrid

Superado lo peor de la pandemia, cuando las muertes y el confinamiento sembraron la angustia y la incertidumbre, los premios Princesa de Asturias volvieron a celebrarse de nuevo en el Teatro Campoamor de Oviedo. Este viernes se recobró, pues, cierta normalidad, aunque el aforo del recinto se mantuvo en un 60% para prevenir los contagios. La ceremonia solemne recuperó su escenario habitual después del paréntesis del año pasado, en que los galardonados recogieron sus distinciones en el Hotel Reconquista.

Felipe VI dedicó su afecto y solidaridad a los habitantes de La Palma, castigados por un volcán que no da tregua y que mantiene en vilo a la población después de un mes de erupción continuada. El Rey no olvidó a los que sufrieron el covid, a que los no aguantaron el envite y a los que profesionales sanitarios que plantaron cara a la enfermedad.

Pasado el trance amargo del encierro, el Rey animó a no bajar la guardia y a ser conscientes de la «fragilidad de los valores democráticos», cuya vigencia y vigor exigen una «defensa firme, permanente y constante». En un acto al que también asistieron la reina Letizia, la princesa Leonor, la infanta Sofía y la madre del Rey, don Felipe exhortó a los ciudadanos a observar el «recto camino de los principios que engrandecen a una sociedad».

En su discurso, el más importa antes del representante de la Corona junto a la alocución de Nochebuena, el Rey subrayó que «la fortaleza y seguridad de un mejor futuro dependen de la responsabilidad, del cumplimiento del deber que a cada uno le corresponde, de la solidaridad y de nuestra cohesión».

Igualdad de género

Fue una ceremonia en la que estuvieron muy presentes las igualdad de la mujer, la lucha contra el hambre, los desafíos globales, la importancia de la educación de las niñas, la justicia social y el relevante papel de la ciencia y el conocimiento, algo que se encarnaba en los siete investigadores distinguidos por su trabajos en materia inmunización humana. Los científicos figuraron entre los galardonados más aplaudidos.

La dirigente feminista Gloria Steinem (Comunicación y Humanidades), la artista de vanguardia Marina Abramovic (Artes), el escritor Emmanuel Carrère (Letras), la nadadora Teresa Perales (Deportes), el cocinero José Andrés, representantes de la Camfed –la alianza a favor de la educación de las niñas–, y los científicos de las vacunas acudieron a Oviedo a recoger sus premios. Solo Amartya Sen, ganador del Premio de Ciencias Sociales, excuso su inasistencia por su delicada salud.

La Princesa Leonor pronunció su tercer discurso para encomiar la trayectoria de los premiados. Llegada de Cardiff (Reino Unido) donde, estudia el bachillerato internacional como alumna del UWC Atlantic College, Leonor se dirigió a los premiados y dijo que para ella eran motivo de inspiración. «Proyectáis sobre nosotros, sobre los más jóvenes, la certeza de que también tenemos mucho que aportar, que podemos ser importantes y mostrarnos responsables para tratar de pensar en un futuro más sostenible, más justo, mejor para todos».