En 2021 se realizaron en Canarias 184 trasplantes, 143 de riñón

Sanidad recuerda que estas cifras de trasplantes han sido posibles gracias a la generosidad de las 105 personas que donaron sus órganos en las isla

EFE Santa Cruz de Tenerife

La Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias ha informado este viernes de que durante 2021 se realizaron en la Comunidad Autónoma un t otal de 184 trasplantes, de los que 143 se corresponden con trasplantes renales, 23 hepáticos, 17 cardíacos y uno pancreático.

Sanidad recuerda que estas cifras de trasplantes han sido posibles gracias a la generosidad de las 105 personas que donaron sus órganos en las islas, lo que sitúa a Canarias en una tasa de 44,7 donantes por millón de población, por encima de la media que está en 40,2 donantes.

La actividad registrada por hospitales de referencia del Servicio Canario de la Salud se cifra en 73 trasplantes de riñón y uno de páncreas en el Hospital Universitario de Canarias; 23 de hígado en el Hospital Universitario Nuestra Señora de Candelaria; 70 de riñón en el Complejo Hospitalario Universitario Insular-Materno Infantil, y 17 de corazón en el Hospital Universitario de Gran Canaria Doctor Negrín.

Además de los trasplantes realizados en los hospitales públicos de Canarias, el Servicio Canario de la Salud envía órganos fuera del Archipiélago en aquellos casos en los que no hay lista de espera en Canarias.

Sanidad explica que en esta situación se prioriza el envío del órgano a nivel nacional según la urgencia o, en el caso de riñones, dentro del Programa Nacional de Pacientes Hiperinmunizados (PATHI), lo que permite a determinados pacientes aumentar la probabilidad de ser trasplantados.

En cuanto al balance de las donaciones durante 2021 se han producido un total de 105, de las que 57 fueron por muerte cerebral, 40 en asistolia y ocho de donantes vivos.

La modalidad de donación en asistolia supone el 41,2 por ciento de los donantes fallecidos y Sanidad recuerda que la donación en asistolia controlada permite la donación de órganos de personas en las que el diagnóstico de fallecimiento se ha establecido por criterios circulatorios y respiratorios.

Para que se produzca este tipo de donación es condición necesaria que se haya pronosticado el fallecimiento del enfermo a corto plazo en unas condiciones determinadas

En cuanto a la donación de donantes vivos, durante el pasado año ha crecido un 166 por ciento con respecto a 2020.

La Consejería de Sanidad agradece en la nota la solidaridad de los pacientes y sus familiares que, en esos momentos difíciles, deciden donar los órganos de su ser querido perdido para ayudar a salvar la vida de otras personas, cuya salud depende de una donación de órganos.

La tarjeta de donante expresa la voluntad de donar pero no tiene valor legal y por eso, Sanidad indica que es más importante y sencillo que el donante comunique a la familia ese deseo para que sea respetado cuando se produzca su fallecimiento.

Actualmente, para facilitar y asegurar el respeto a la voluntad de donación, la persona que desee ser donante puede realizar una Manifestación Anticipada de Voluntad (MAV), un documento que contiene las instrucciones y opciones que deberá respetar el personal sanitario que atienda al otorgante sobre los cuidados y el tratamiento de su salud que si tiene validez legal; las disposiciones respecto al destino de su cuerpo y a la donación de órganos y tejidos.

La Consejería de Sanidad destaca que en el proceso de los trasplantes participan unos 100 profesionales de los hospitales, que constituyen «la pieza clave y diferenciadora del denominado «modelo español» que es referencia internacional.