Imagen de archivo de una UCI del hospital Insular. / EFE

14.542 personas tienen testamento vital en Canarias: «Da tranquilidad, a ellas y a sus familias»

El 62,6% de quienes han decidido cómo ser tratados en una situación sanitaria crítica son mujeres. Incluye la eutanasia y la donación de órganos y tejidos

Luisa del Rosario
LUISA DEL ROSARIO Las Palmas de Gran Canaria

14.542 personas en Canarias ya han firmado su manifestación anticipada de voluntad (MAV), una «gran herramienta para que las personas tomen sus decisiones» que tendrá que respetar el personal sanitario, señala Carolina Perera, jefa del Servicio de Estudios y Normativa de la Secretaría General Técnicade la Consejería de Sanidad y encargada del Registro por la provincia de Santa Cruz de Tenerife desde 2008.

Se trata de un documento en el que se manifiesta qué opciones se deberá respetar por el personal sanitario cuando se esté «ante la necesidad de recibir una atención sanitaria que genere preocupación, como pueden ser enfermedades complicadas que puedan derivar en una situación terminal» así como el destino del cuerpo y la donación de órganos y tejidos e incluso desde la aprobación de la eutanasia que si se está en dicha situación se active el proceso. La custodia corresponde a Sanidad en cuya web se encuentra el modelo y la información de cómo se puede realizar en una notaría, ante testigos o ante el personal funcionario.

LAS CLAVES

  • 9.112 mujeres en las islas han firmado su MAV frente a 5.430 hombres. En total hay 4.542 activos.

  • Capacidad. La decisión de la persona está por encima de la MAV, la cual solo se activa cuando ya no se puede decidir.

  • Dónde. Se puede hacer en una notaría, ante testigos o ante el personal funcionario.

«La gente lo suele hacer porque le da tranquilidad a ella y a la familia porque así no tienen que decidir, les alivias. Y las familias saben que no está decidiendo el personal sanitario sino tu ser querido. Lo decidió cuando se lo planteó, esto es lo que quiero o no quiero, y eso da mucha paz a los familiares.», explica Perera.

En esos momentos, añade la experta, «tú lo intentas hacer bien, pero no es fácil», en referencia a cuando no se tiene el documento de las MAV y debe decidir la familia.

El ejemplo de «un caso bonito»

«Pongamos un escenario bonito. Todos los familiares se quieren y quieren ayudar a la persona que ha perdido su capacidad. Parte de la familia entiende que hay que prolongar su vida y otra parte no porque creen que es lo mejor, al final se va a dar una de las dos cosas y uno de los grupos estará conflictuado y ese conflicto te lo llevas por tiempo. De hecho, muchas personas te dicen que si deciden esa decisión la llevan en el alma».

La media en España de declarantes con las MAV activas es de 7,88 por cada 1.000 habitantes. Canarias es la novena comunidad, aunque un poco por debajo de esta cifra. En concreto 6,69 de la 1.000 habitantes. «Estamos un poco por debajo pero más o menos a la mitad de la tabla y en número brutos -14.542 testamentos vitales- somos la sexta comunidad. Y si bajas al detalle solo Gran canaria, con 6.095 vigentes, tiene más que Asturias o Castilla-La Mancha», apunta Perera.

Más mujeres que hombres registran su MAV

Resalta, además, que tanto en el conjunto nacional como en Canarias las personas que mayoritariamente firman su MAV son mujeres. En concreto el 62,65% en las islas, es decir, 9.112, frente a los 5.430 hombres. «Yo creo que para las mujeres hacer su MAV es un motivo más, un plus, en su rol de cuidadoras. Ella no solo lo hacen por ellas mismas. Y aunque muchos hombres dicen que no quieren dejar a sus familiares esas decisiones, las mujeres lo hacen constar más.

También destaca en las estadísticas que 1.285 personas con MAV en Canarias, el 8,8% del total, son oriundas de Alemania. «Tienen otra cultura y se nota. Son muy previsores», señala Perera. Y es que a su juicio «todo el mundo debería tener el documento hecho» pues es una forma de que se haga lo que cada quien decida. Pero para ello, añade, debe haber llegado «el momento». «No se trata de forzar, sino de que estemos accesible cuando esa persona lo decida».

¿Cuándo se utiliza la MAV?

Además, hay que tener en cuenta que este documento solo se utiliza si la persona pierde la capacidad de decisión. «Yo decido siempre, no mi documento, la MAV es una previsión por si pierdo la capacidad».

Perera se refiere a que «una persona puede decidir que cuando se coloque en una situación incurable e irreversible que, a pesar de estar en dicha situación, el personal sanitario lo siga intentando hasta donde lo permita la buena práctica clínica o que, en esa misma situación incurable e irreversible, si el cuerpo dice basta, no me reanimes, porque de hacerlo seguiría en situación terminal y sería prolongarla».

Lo que se desea es «lo suficiente para irme sin agonía, sin sufrimiento, pero no me des soporte meses o años haciendo latir mi corazón, a eso dices no». Es más, abunda, «El 100% de las personas que hacen su MAV quieren vivir, nadie quiere morir antes de tiempo lo que estás diciendo es que no quiere prolongar la fase de muerte».

Carolina Perera, responsable del registro MAV en Santa Cruz de Tenerife, impartiendo un curso sobre testamento vital en la capital grancanaria. / C7

Los detonantes, un «golpe de la vida» o un diagnóstico reciente

L.R.G.

Entre las 14.542 personas con manifestación anticipada de voluntades (MAV) en Canarias destacan dos perfiles, señala Carolina Perera, jefa del Servicio de Estudios y Normativa de la Secretaría General Técnica de la Consejería de Sanidad y Encargada del Registro por la provincia de Santa Cruz de Tenerife.

«La persona sana a la que la vida le acaba de golpear porque ha muerto alguien cercano, en el trabajo, un familiar o una amistad, sin que lo esperara y piensa que esto le puede pasar a ella. A muchas personas que son cuidadoras de enfermos de Alzheimer les pasa. Y el segundo tipo es el del paciente recién diagnosticado. Me han detectado una enfermedad, me va a pasar esto y quiero arreglar mis cosas».

En estos momentos la lista de espera de este servicio en Sanidad es de tres meses. Pero si alguien tiene una operación complicada, un cáncer o ELA, por ejemplo, y llama al 012 nos avisan y damos una cita antes. Nadie que necesite este documento se va a quedar sin él», explica Perera.o al hospital si es necesario para que la persona otorgue su MAV. «Vamos a donde la persona que lo necesite esté más tranquila», explica.

Si existe el documento, la instrucción de la persona que lo ha firmado es la que tiene prevalencia sobre la opinión de las familias. Esta manifestación se puede cambiar e incluso revocar. En Canarias e han revocado 234 desde que existe el servicio, pero la mayoría, señala Perera, por haber cambiado de comunidad autónoma.