Castro no recula y medita traerse la escultura de Ávalos

28/08/2018

La alcaldesa de Güímar, Carmen Luisa Castro, lejos de achantarse ante el aluvión de críticas, continúa en sus trece con respecto a sus palabras hacia el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, al que calificó de «dictador» por pretender la exhumación de los restos de Franco. Sin embargo, su órdago final lo dio a conocer este lunes, al proponer a su municipio como posible ubicación en un hipotético trasladado del Monumento a la Paz de Juan de Ávalos, situado en la capital tinerfeña.

Sus palabras no pudieron ser más claras ni nítidas: «Si Santa Cruz insiste en tirarlo, me traigo el Monumento a Franco a Güímar». Y es que Carmen Luisa Castro, alcaldesa del municipio sureño, se mantiene erre que erre en su discurso tras la polémica entrevista que concedió recientemente a Diario de Avisos.

Cabe recordar que la regidora de este municipio del sur de Tenerife calificó de “dictador” a Pedro Sánchez por querer exhumar por decreto los restos de Francisco Franco del Valle de los Caídos, un monumento que ella considera de “gran atractivo turístico”.

Además, la alcaldesa popular lanzó un órdago final con respecto al Monumento a la Paz de Juan de Ávalos -sin duda, la obra monumental que más debates ha generado en las últimas décadas-, asegurando que «ese monumento podría instalarse perfectamente en la entrada del municipio como símbolo de la paz y la concordia», destacando que “se trata de una obra de gran valor patrimonial y de un gran artista como Juan de Ávalos”.

El Monumento a Franco, como se le conoce popularmente, fue construido en la década de los sesenta (1966) con el nombre de La Victoria, aunque posteriormente, ya en la etapa democrática fue rebautizado como Monumento a la Paz.

El debate en el seno del Ayuntamiento santacrucero se ha enquistado desde hace unos años ante la posibilidad de retirarlo o resignificarlo, sin que haya un consenso entre las fuerzas políticas municipales, entre ellas el Partido Popular, la formación de Luisa Castro, que se remite a lo que digan los estudios encargados al Cicop y Bellas Artes.

Por otro lado, Castro reconoció que, tras la entrevista concedida este fin de semana que el domingo, la llamó Manuel Domínguez, presidente insular del Partido Popular, el cual se limitó a transmitirle serenidad: «Solo me dijo que estuviera tranquila”, detalló. Con respecto a las críticas suscitadas desde algunos partidos de la oposición junto con el Foro Canario de Víctimas del Franquismo, singularizó que «en mayo decidirán los habitantes de Güímar si debo cesar o no como alcaldesa», en referencia a las elecciones municipales, aunque también aspira a presentarse a los comicios insulares.

Chirino pide que no sea demolido el monumento

En paralelo, el escultor y artista, Martín Chirino, confesó en Canarias Radio La Autonómica, reconoció que trabajó esculpiendo uno de los conjuntos escultóricos del Valle de los Caídos, asegurando además que «jamás» volvió, y considera que, más allá de la polémica creada con la exhumación de los restos de Franco, en el conjunto hay «grandes piezas» de valor artístico que espera que se respeten.

Chirino recuerda aquellos tiempos como algo «extraños», tanto «como los momentos que» les «tocó vivir». «Mirábamos aquello y todos teníamos nuestro ideario y conocimiento de lo que había pasado, pero era un mundo de supresión terrible y había que hacer aquello porque era la única posibilidad de sobrevivir y vivir del arte», comentó.