Picos de agua negra desbordan la planta depuradora de Jinámar

    Cargando reproductor ...
20/05/2017

La costa de Jinámar no se libra de los vertidos, aunque, esta vez, según el Consejo Insular de Aguas, los líquidos fecales están llegando al mar pretratados, es decir, sin restos sólidos. El problema es que la planta recibe «volcanes de agua» a ciertas horas que la desbordan y son arrojados al mar.

/ Las Palmas de Gran Canaria

Los usuarios de este litoral poco transitado de Telde se quejan de que esos vertidos son diarios y en horas concretas. Aportan incluso vídeos, de los que este periódico ofrece hoy un testimonio. Y desde el Consejo Insular de Aguas confirman la incidencia, pero subrayan que, al contrario de lo que estaba pasando hasta el verano pasado en la desembocadura misma del barranco Real, esta vez las aguas negras que se vierten al mar han recibido un pretratamiento por la depuradora, que antes de soltarlas por el aliviadero las ha descargado de grasas, toallitas y heces. Con todo, explica el Consejo que se trabaja a marchas forzadas para ampliar la planta.

La clave del desbordamiento que está sufriendo la depuradora de Jinámar, que gestiona el Consejo y que trata aguas de Telde, la capital, Santa Brígida y Valsequillo, es la inestabilidad del caudal, con frecuentes e imprevistos «volcanes de agua», según la expresión literal de las fuentes consultadas, que meten en la planta hasta 400 o 500 metros cúbicos a la hora cuando su capacidad de tratamiento es de 230 metros a la hora. En en esos momentos cuando la depuradora se desborda y arroja al mar por su aliviadero las aguas que no puede terminar de tratar.