Una nueva vida para los bolígrafos utilizados

23/08/2019

La ‘Operación Reciboli’ hecha en el pasado curso en Lanzarote permite reciclar 142,7 kilogramos de material

Una muy notable cantidad de material de escritura aparentemente inservible para sus propietarios se ha pudo reciclar a lo largo y ancho del pasado curso escolar en Lanzarote gracias a la Operación Reciboli. en concreto, en el particular de los siete municipios lanzaroteños se consiguió el tratamiento de algo más de 142,7 kilogramos de material, según balance dado a conocer este pasado jueves por fuentes del Cabildo, con la particularidad de que este conjunto supuso más de una cuarta parte de todo el material que se pudo recuperar en todo el ámbito regional. Sirva comentar al respecto que fueron 528,73 kilogramos los que se recogieron en Canarias en el ámbito de la campaña del Proyecto ARBol.

Bolígrafos, portaminas y rotuladores, entre otros materiales que contienen sustancias perjudiciales para el medio ambiente, fueron los principales objetos recogidos en Lanzarote a lo largo del periodo escolar 2019-2020 a través de la Operación Reciboli.

El material pudo ser recolectado, de manera principal, en 36 centros educativos de diversos puntos de la isla. Además, también se dispuso de un punto específico de recogida en la Biblioteca Insular, sita en la Vía Medular de Arrecife. Un tercer foco de actuación tuvo que ver con los cuatro puntos limpios de Lanzarote operativos hasta la fecha (Arrecife, Playa Honda, Puerto del Carmen y Playa Blanca), que servirán como soporte de la campaña en nuevos periodos escolares, con el complemento de las instalaciones a estrenar en pocos días en Costa Teguise, acabadas en la pasada primavera y que están a la espera de pequeños remates finales.

Cabe reseñar que esta campaña tan particular de reciclado de material escolar tuvo el patrocinio y la coordinación en el caso particular lanzaroteño, en el pasado curso, del Área de Residuos del Cabildo, a través de la iniciativa Lanzarote Recicla, con Andrés Stinga de consejero titular.

El material de escritura inservible recogido a lo largo de los últimos meses en suelo lanzaroteño se ha ido almacenando en el Complejo Ambiental de Zonzamas para su posterior envío a Gran Canaria, en coordinación con el Proyecto ARBol y con la colaboración de Martínez Cano Canarias. Allí se ha ido uniendo al resto de material recopilado en otros puntos de Canarias.

Buena parte de los productos en últimas instancia ha ido acabando en territorio peninsular, a plantas especializadas en recuperación y reciclado, gracias a la colaboración de la Fundación TerraCycle. También se ha contado en esta campaña con la ayuda de BIC, que se ha hecho cargo de parte del material para ser tratado en su caso en una planta recicladora situada en el sur de Francia.