Una legión de costureras para paliar la falta de mascarillas

25/03/2020

Un grupo de mujeres se coordina para surtir de este material. En un solo día se unen más de cien voluntarias en todo Lanzarote. Otra iniciativa agrupa a diseñadores en esta tarea

ETIQUETAS:

C. de Inza / arrecife

En un solo día más de ciento cincuenta mujeres de todos los rincones de Lanzarote se han unido al proyecto de tejer mascarillas y ropa necesaria para luchar contra el coronavirus. La iniciativa partió el martes de Yessica Avero, quien tras ser consciente de la demanda de mascarillas existente en la isla optó por hacer un llamamiento en las redes sociales para captar mano de obra con la que poder tejer este tipo de defensas contra la enfermedad que aqueja a todo el planeta.

En apenas de unas horas el llamamiento se hizo viral y en un solo día se ha logrado formar una legión de costureras que no han dudado en ponerse manos a la obra desde sus casas para surtir de este y otros materiales al propio hospital de la isla, a centros de salud, trabajadores en general, Policía y cualquier colectivo social que lo necesite.

La iniciativa se coordina desde un grupo amplio de whatsapp que capitanea la propia Yessica Avero, que da cabida a todas aquellas personas que quieran colaborar. Ella misma, coordina el reparto de telas, se encarga de buscar empresas que les surtan del material necesario y después lo distribuye entre su pequeño ejército de tejedoras.

El mismo lunes en que se organizó la idea, la mayoría de las costureras permanecieron hasta cerca de las 4 de la madrugada elaborando mascarillas y han cogida tal ritmo que elaboran una media de nueve por hora.

Además, la propia Yessica, dada su capacidad de convocatoria y sus dotes para encontrar ayuda donde sea necesario ha contactado con un grupo de tatuadores que desinteresadamente le prestan las máquinas para que ellos mismos utilizan en su trabajo para desinfectar el material, y que se usan ahora para desinfectar las mascarillas, las cuales una vez desinfectadas se envasan en plástico y se dejan listas para su distribución.

La iniciativa está contando además con el apoyo de varias empresas textiles, tintorerías y de hostelería que han cedido sábanas y otro tipo de telas para poder elaborar las mascarillas.

También estos días ha surgido otra iniciativa similar de manos de Oscar Vallés, diseñador gráfico y su mujer, que han lanzado el proyecto mascarillascanarias.org, y ya han logrado confeccionar más de 600 mascarillas y han conseguido aglutinar la mano de obra y el esfuerzo de muchas personas en Lanzarote que se están volcando en esta iniciativa solidaria.

La iniciativa partió tras diseñar una web desde la que animar a la gente a elaborar en sus casas este tipo de material. Mostraban en vídeos la forma de cortar, tejer y confeccionar las mascarillas y en pocos días, la iniciativa prendió como la pólvora. De inmediato se unieron al proyecto algunos de los diseñadores de moda más influyentes de la isla. Nombres como el de María Cao y Oswaldo Machín se pusieron manos a la obra, en una muestra de solidaridad que ha ido calando y ha unido también a empresas que han aportado material y logística.

En un solo día más de ciento cincuenta mujeres de todos los rincones de Lanzarote se han unido al proyecto de tejer mascarillas y ropa necesaria para luchar contra el coronavirus. La iniciativa partió el martes de Yessica Avero, quien tras ser consciente de la demanda de mascarillas existente en la isla optó por hacer un llamamiento en las redes sociales para captar mano de obra con la que poder tejer este tipo de defensas contra la enfermedad que aqueja a todo el planeta.

En apenas de unas horas el llamamiento se hizo viral y en un solo día se ha logrado formar una legión de costureras que no han dudado en ponerse manos a la obra desde sus casas para surtir de este y otros materiales al propio hospital de la isla, a centros de salud, trabajadores en general, Policía y cualquier colectivo social que lo necesite.

La iniciativa se coordina desde un grupo amplio de whatsapp que capitanea la propia Yessica Avero, que da cabida a todas aquellas personas que quieran colaborar. Ella misma, coordina el reparto de telas, se encarga de buscar empresas que les surtan del material necesario y después lo distribuye entre su pequeño ejército de tejedoras.

El mismo lunes en que se organizó la idea, la mayoría de las costureras permanecieron hasta cerca de las 4 de la madrugada elaborando mascarillas y han cogida tal ritmo que elaboran una media de nueve por hora.

Además, la propia Yessica, dada su capacidad de convocatoria y sus dotes para encontrar ayuda donde sea necesario ha contactado con un grupo de tatuadores que desinteresadamente le prestan las máquinas para que ellos mismos utilizan en su trabajo para desinfectar el material, y que se usan ahora para desinfectar las mascarillas, las cuales una vez desinfectadas se envasan en plástico y se dejan listas para su distribución.

La iniciativa está contando además con el apoyo de varias empresas textiles, tintorerías y de hostelería que han cedido sábanas y otro tipo de telas para poder elaborar las mascarillas.

También estos días ha surgido otra iniciativa similar de manos de Oscar Vallés, diseñador gráfico y su mujer, que han lanzado el proyecto mascarillascanarias.org, y han logrado confeccionar más de 600 mascarillas y han conseguido aglutinar la mano de obra y el esfuerzo de muchas personas en Lanzarote que se están volcando en esta iniciativa solidaria.

La iniciativa partió tras diseñar una web desde la que animar a la gente a elaborar en sus casas este tipo de material. Mostraban en vídeos la forma de cortar, tejer y confeccionar las mascarillas y en pocos días, la iniciativa prendió como la pólvora. De inmediato se unieron al proyecto algunos de los diseñadores de moda más influyentes de la isla. Nombres como el de María Cao y Oswaldo Machín se pusieron manos a la obra, en una muestra de solidaridad que ha ido calando y ha unido también a empresas que han aportado material y logística.