Un regalo del pueblo para César

24/08/2018

Un grupo de ciudadanos de Arrecife ha constituido una asociación a través de la cual canalizar la idea de erigir una escultura en honor al universal artista, financiada por suscripción popular

Un grupo de vecinos de Arrecife (en su mayoría muy conocidos por su labor profesional y de gran arraigo en la isla) ha tomado la iniciativa de crear una entidad cultural para coordinar la idea de erigir una escultura en honor a César Manrique, que sería financiada a través de una suscripción popular. Los integrantes de esta iniciativa, que ya se han constituido en asociación para poder dar carácter jurídico a la idea, dieron ayer conocer los detalles del proyecto.

«Con él se busca unir al mayor número posible de ciudadanos, empresas e instituciones, con el único objetivo de mostrar al universal artista lanzaroteño, a través del simbólico gesto de erigir una escultura en su nombre, todo el agradecimiento que el pueblo le profesa por el inmenso legado que aportó a la isla», explicó ayer uno de los principales impulsores de la idea, caso del doctor Alfredo Matallana.

En el acto de presentación, que tuvo lugar en la Sociedad Torrelavega (institución cultural y deportiva de la que el propio César formó parte de su primera y fundadora junta directiva, hace ahora 74 años), intervinieron Alfredo Matallana (médico), Herminia Fajardo (periodista) y Domingo de Guzmán (director durante largos años del Hospital Insular). Los tres ejercieron de portavoces del proyecto.

Los portavoces expusieron que la idea pretende ser lo más «transparente, amplia y aglutinadora posible», para lo cual se ha optado por constituir y registrar una asociación bajo el nombre de Asociación Cultural para la Realización de la Iniciativa de Erigir una Escultura Pública Dedicada a César Manrique en su Primer Centenario. La nueva sociedad, con su junta directiva ya constituida y conformada, está abierta a todo el que desee hacerse componente, sin que se cierren las puertas a nadie, ya sea institución pública, privada, empresa o público en general.

La idea es que una vez se cuente con un número de socios adecuado se lance un suscripción popular para que todo el que desee participe con la aportación que considere oportuna. Para ello, se utilizarán todos los canales de comunicación posibles para dar a conocer un número de cuenta y la fórmula para hacer las aportaciones de dinero con las que financiar la escultura. Posteriormente, tal y como explicaron los promotores en la presentación a la opinión pública, se consultará a un grupo de escultores, para después acordar en asamblea el artista elegido para la realizar la obra.