Punto y final para los jinetes del Castillo

21/11/2019

En una hora se hizo el desmonte de las cuatro piezas de Jason deCaires Taylor, por decisión del gobierno actual cabildicio

En la tarde de este jueves, en cosa de una hora, se ejecutó el operativo de retirada de las cuatro esculturas de Jason deCaires Taylor junto al Castillo de San José. Se puso así punto y final al capítulo abierto el pasado verano, cuando el actual grupo de gobierno del Cabildo, presidido por María Dolores Corujo, decidió desmontar los cuatro jinetes instalados a inicios de septiembre de 2016, por considerarse que los elementos no estaban en sintonía con el contexto del Museo Internacional de Arte Contemporáneo, ni con la impronta que el lugar tiene de César Manrique.

La retirada fue ejecutada por profesionales de Dragados Canarios, la empresa contratada mediante concurso público para ejecutar la operativa. Fue crucial la presencia de una barcaza con capacidad para dar acomodo a los cuatro jinetes. El operativo se hizo antes de lo que se había estado especulando durante el día, pues en redes sociales circuló que iba a tener lugar sobre las 19.30 horas, en un anuncio donde en varios idiomas se reclamaba la presencia de manifestantes partidarios de evitar la salida.

Algún agitador, valiéndose de una lancha rápida, ya entrada la tarde colocó sogas sobre los jinetes. Y en el agua se dejó notar la presencia de la activista alemana Susanne Bernard, quien se aferró durante un buen tiempo a la última obra en ser levantada, la más próxima al acceso al restaurante. Durante algunos minutos se vivieron momentos de cierta tensión, sin llegar la situación a mayores. Personal encargado de ejecutar los trabajos, ante la mirada de una par de decenas de curiosos, incluidos algunos amigos de la activista, logró que la mujer se despegara del jinete, acabando en el agua.

Fue acompañada a tierra por uno de los operarios. Con alguna magulladura en una mano y roces en el rostro, ya en la explanada junto a la puerta de acceso a la zona museística, Susanne Bernard dijo a los periodistas presentes que no iba a presentar denuncia por el modo en que había sido desprendida del caballo. Y precisó sentirse «cansada y muy triste», por no haber podido evitar el desmonte de las esculturas.

Los jinetes fueron desembarcados con mimo, ya entrada la noche, en el muelle de Naos, en apariencia al menos todos ellos en buen estado. Se colocaron en un remolque, uno a uno, para el traslado posterior a dependencias cabildicias, sin que desde la primera Corporación se llegara a aclarar durante la jornada qué emplazamiento definitivo se va a dar a estos elementos ideados por Jason deCaires Taylor.