La sargento Gloria Moreno sale absuelta de todos los cargos

09/12/2019

La Audiencia Provincial de Las Palmas absuelve a la agente del Seprona de los delitos falsedad y calumnias. Fue denunciada por alertar de avisos internos a cazadores furtivos en Alegranza

ETIQUETAS:

La Sección Primera de la Audiencia Provincial de Las Palmas ha absuelto a la sargento del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) en Lanzarote Gloria Moreno de los delitos de falsedad y calumnias que le imputaban el Ministerio Fiscal -en referencia a las falsedad- y la acusación particular –de ambos tipos penales-, por denunciar internamente que uno de sus subordinados alertaba a los cazadores furtivos de pardela cenicienta en el islote de Alegranza.

Cabe recordar que el Ministerio Fiscal llegó a pedir en su día cuatro años de prisión para la agente, demanda que rebajó sustancialmente a la conclusión de la vista que tuvo lugar en octubre pasado en Las Palmas de Gran Canaria; quedando la demanda de pena en una multa económica de algo más de 4.000 euros, así como un año de suspensión del servicio en activo. la acusación particular, por su parte, dirigida por el subordinado aludido, Miguel Ángel Pardial, reclamó seis años de cárcel.

La Sala declara probado que la acusada emitió el informe que señalaba a su subalterno como colaborador con los furtivos, pero entiende que este documento no puede ser constitutivo de delito, según se plantea en la decisión trasladada a las partes en estos primeros días de diciembre que este pasado lunes fue dada a conocer a través del Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC).

«Su contenido puede no ser certero, pero tampoco cabe tildarlo de inveraz», según considera el Tribunal, «pues no existe base probatoria indicativa de esa necesaria discrepancia que debe existir entre la realidad y lo descrito o narrado». Además, por parte de la Audiencia Provincial de Las Palmas se añade que «se trata sin más del resultado de un quehacer profesional que bien puede resultar discutido, pero que en modo alguno puede servir de base para acreditar la mutatio veritatis [transformación de la verdad], esencia objetiva del delito de falsedad».

Vista de varios días

El juicio se celebró en varias fechas de octubre. En la jornada final, la acusada recalcó que hubiera correspondido a la Policía Judicial esclarecer las presuntas filtraciones de Padial a los pardeleros que ella denunció en un oficio después de que, según sostuvo, el técnico del CSIC Jesús Moreno Rajell le informara de su existencia. Moreno llegó a decir en su alegato «que su delito hubiera sido no elaborar ese informe».

«Omitirlo hubiera sido encubrir a Padial, en el caso de que hubiera incurrido en un delito», manifestó la sargento del Seprona, quien llamó la atención durante la sesión de cierre de la vista seguida por la Audiencia Provincial de Las Palmas sobre «la alta peligrosidad de las personas que han amenazado» a su informante, el investigador Rajell, lo que relacionó con la circunstancias de que durante el procedimiento «haya llegado a negar» hasta que la conoce.