Arrocha reconoce parte de culpa pese a no pactar con la Fiscalía

11/02/2019

El exjefe de la Oficina Técnica admite parte de los hechos y asume que facilitó información a Dimas Martín. La exjefa de Contratación dice que no tenía ningún vinculo con el área económica

ETIQUETAS:

El tercer día del juicio sobre la supuesta trama de comisiones ilegales a favor del PIL en el Ayuntamiento de Arrecife se centró este lunes en las declaraciones de los acusados que no han llegado a acuerdos con la Fiscalía.

El exjefe de la Oficina Técnica Rafael Arrocha, a pesar de no admitir las acusaciones, en su declaración cambió su estrategia y reconoció parte de los hechos (se le acusa de fraude a la administración y uso de información privilegiada) por los que el fiscal pide 4 años de cárcel.

Reconoció que dio a Dimas Martín, a quien el fiscal identifica como el «jefe» de la trama, un borrador incipiente del coste del plan de barrios, aunque señaló que no era información oficial, sino «un tanteo previo» y una valoración de ofertas.

La exjefa de contratación de Arrecife, Elena Martín, a la que el fiscal pide cuatro años de cárcel, dejó claro que solamente intervino en dos expedientes de los cientos en cuestión. Dijo que sólo responde por el departamento de Contratación, del que era responsable (que nada tenía que ver hasta 2010, que se unieron) con el económico de Compras, que dependía de Intervención, mientras que el suyo dependía de Secretaría, y que solo hacían propuestas de gasto siempre con decreto de Alcaldía. También sostuvo que a a su departamento solo llegaban contratos menores de 20.000 euros y ella comprobaba que tuviera retención de crédito, estaban al día con la Seguridad Social y la factura, y con eso legalmente le daba el visto bueno, y luego los pagos los autorizaba el interventor con el visto del edil de Hacienda, José Miguel Rodríguez, el exedil fallecido que reconoció el cobro de mordidas.

Dejó claro que nunca se dio validez en su departamento a un contrato mayor, y en el del arbolado del parque temático de 180.000 euros le llegaron tres ofertas y le dijo al edil Ubaldo Becerra que no se podía trocear el contrato, aunque finalmente se le adjudicó a la empresa que Becerra proponía, pero por el departamento de compras.

Sobre el borrador del pliego del avance del Plan General, señaló que no era un pliego, sino un folio a modo de ejemplo con un corta y pega, del anterior plan, con un precio estimativo, que le dio al exedil Ubaldo Becerra, para una reunión con arquitectos, que quedó en nada, porque no se adjudicó.