De Anta ordena quitar los patinetes

06/02/2019

La retirada de los artilugios repartidos por la mercantil Wind por el centro de la capital se halla a expensas de que un decreto que faculte la medida, con respaldo de la Policía Local.

ETIQUETAS:

La alcaldesa de Arrecife, Eva de Anta, dio este martes orden verbal de que se proceda a la retirada de los patinetes eléctricos que la mercantil Wind ha repartido por varias zonas representativas del centro de la ciudad, por motivos de seguridad viaria. La orden, no obstante, quedó pendiente de ejecución, a expensas de un decreto que permita actuar a los agentes de la Policía Local, quienes deberán ser en última instancia los que deberán proceder al traslado de los artilugios hasta dependencias municipales.

El decreto quedó pendiente ayer de un pronunciamiento oficial de Actividades Clasificadas. En principio, el mismo se deberá fundamentar en que los patinetes no pueden quedar estacionados sobre zonas destinadas a los transeúntes, con opción a que se complemente la medida con sanciones económicas. Está por verse, no obstante, si el decreto puede tener efectividad en el caso de que los patinetes queden estacionados en espacios habitualmente frecuentados por vehículos que pagan impuesto de rodaje.

Cabe precisar que la multinacional alemana Wind colocó sus artilugios durante el pasado fin de semana en aceras de puntos estratégicos de Arrecife, caso de la playa de El Reducto, el parque Islas Canarias o frente a la sede del Ayuntamiento. Por lo general, los patinetes ofrecen muestras de que no son de estreno.

Para su alquiler es necesario hacer uso de aplicaciones para telefonía móvil. La persona interesada en hacerse con uno de los artefactos, como ayer aconteciera con algún turista de paso por la capital, debe añadir datos que permitan a Wind facturar por los servicios prestados. Se ha marcado una tarifa que obliga a un pago inicial uniforme, así como un abono añadido de 0,15 euros por minuto de uso del patinete.

Cada artilugio dispone de un GPS, así como de pegatinas donde se advierte de que se castiga con una dura sanción económica cualquier acto vandálico que pueda sufrir el material.

La empresa Wind no ha hecho comunicado sobre su desembarco en Arrecife, estrategia que ya protagonizó al colocar sus patinetes en Madrid o Barcelona. En el caso de la Ciudad Condal las autoridades articularon su salida. Cada mañana, operarios de la mercantil, con un vehículo sin rotular, se están dedicando a recargar los polémicos artilugios.