Atasco de menores migrantes en Lanzarote

23/10/2018

La tregua de la pasada semana, en la que no llegó ninguna embarcación, se truncó ayer con 24 inmigrantes que arribaron a la isla. El reparto continúa demorándose por las pruebas óseas

La tregua de ocho días sin la llegada de nuevas pateras a Lanzarote se vio rota ayer con la presencia de otra embarcación con 24 inmigrantes a bordo, a puerto de Naos, en Arrecife. Desde el pasado 13 de octubre, en el que llegaron las dos últimas embarcaciones a la isla, el mal tiempo había frenado la última oleada, dando un respiro a los operarios de Servicios Sociales del Cabildo, encargados de acoger a los menores no acompañados, que desde el pasado mes de abril se elevan a un total de 201.

Aunque en principio parece que todos los ocupantes de la embarcación son adultos, se teme que las cifras de jóvenes bajo el control del gobierno insular siguan creciendo, con la llegada de nuevas embarcaciones y dado que desde hace semanas está bloqueado el proceso de reparto de los jóvenes a otras islas, por el cuello de botella que se vive en los servicios radiológicos y forenses dependientes de los juzgados de la isla, cuyos informes para determinar la minoría de edad se encuentran bloqueados, a causa de la falta de medios.

Sin informes

Según los datos facilitados ayer por la primera institución de la isla, de los 94 jóvenes alojados en las dependencias del albergue de La Santa (Tinajo) -que se habilitó tras declararse la emergencia humanitaria, la pasada semana, para garantizar los medios necesarios para la acogida en condiciones dignas- tan solo 36 de ellos ya cuentan con las pruebas radiológicas, a la espera de los informes de los forenses que confirmen o desmientan que se trata realmente de menores de edad. El resto de esos 94 chicos siguen a la espera de que se les hagan las correspondientes radiografías

Al mismo tiempo, en las casas de acogida del Cabildo ubicadas en el municipio sureño de Yaiza, hay un total de 14 jóvenes, también con las pruebas óseas realizadas, pero igualmente pendientes de los informes forenses definitivos, que son indispensables para autorizar el reparto de estos menores a otras islas.

Este retraso en los informes de los forenses, desbordados en las últimas semanas, con más de 160 menores en espera de contar con los correspondientes informes, es lo que está retrasando dichos traslados, ocasionando un importante colapso en los servicios sociales de la isla. Sus responsables ya advirtieron la pasada semana, con motivo de la minicumbre migratoria a la que asistió el presidente del Gobierno de Canarias, Fernando Clavijo, y la cúpula de Consejería de Servicios Sociales, que con que llegaran dos pateras más a Lanzarote, la falta de medios para la acogida de los menores obligaría de nuevo a habilitar carpas de campaña y colchonetas, como ya sucediera a inicios de este mes, antes de proceder a declararse por parte del Cabildo la situación de emergencia humanitaria.