Arrecife pide extender a 2024 el plácet para las hamacas playeras

16/03/2020

Una vez que Costas conceda el permiso será factible abrir un proceso en busca de una empresa interesada en explotar el mobiliario. Las condiciones se prevén similares a las del contrato vencido

josé r. sánchez / arrecife

El Ayuntamiento de Arrecife ha iniciado gestiones ante la Demarcación de Costas de Canarias en aras de que se dé permiso a mantener hamacas y sombrillas en las playas de la capital, con El Reducto como principal referencia. En principio, los contactos establecidos, a expensas de que se haga oficial la publicación necesaria al respecto, contempla un plácet para el periodo 2020-2024. El procedimiento para buscar una empresa interesada en explotar el mobiliario playero se iniciará una vez que esté otorgado el permiso del organismo dependiente del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, según la concejala de Playas, Ángela Hernández.

En principio, las condiciones de la licitación serán muy similares a las contenidas en el acuerdo ya vencido para explotar mobiliario playero en Arrecife. Es decir, se contempla un tope de 160 hamacas, con 80 sombrillas. Además, cabrá la posibilidad de explotar también la presencia de piraguas y patines.

Y mientras se concrete el proceso, se tiene decidido que siga la situación actual en la playa de El Reducto, a pesar de que hace más de dos años que venció el acuerdo suscrito sobre mediados de 2014. Hace seis años, a cambio de cobrar un canon por la presencia del mobiliario playero, el Consistorio procedió en su día a permitir la instalación de hamacas y sombrillas al empresario valenciano Rubén Miralles, que fue el único que se presentó al concurso abierto al efecto. En aquel entonces se fijó un canon anual mínimo de 15.000 euros para la empresa que optara al explotar el servicio debía aportar un canon. El adjudicatario elevó el pago a 19.000 euros al año.

La instalación del mobiliario playero se hizo pensando de manera prioritaria en los cruceristas que hacen parada en la ciudad, entonces por medio de la Concejalía de Turismo.

limpieza y seguridad. Con respecto a la playa de El Reducto precisó Ángela Hernández que la renovación del permiso para el mobiliario se enmarca en el plan general de cuidado y mejora de las playas de la ciudad. En este orden, se tiene previsto potenciar la vigilancia, manteniéndose el personal privado contratado hace pocas semanas para cuidar de El Reducto. Estos vigilantes, combinados con las cámaras de seguridad instaladas, están permitiendo mejorar los niveles de seguridad cotidiana en el espacio. «Se está notando una mejoría», matizó la concejala sobre este apartado concreto.

Además, también se seguirá considerando prioritario el buen cuidado de los baños públicos de la principal playa de la ciudad, en aras de que se den condiciones para que sea habitual la bandera azul. También se han hecho gestiones para prorrogar la presencia del personal de salvamento y socorrismo, vinculado a Emerlan (Emergencias Lanzarote), organismo que asumió este servicio en julio del pasado año.

El Ayuntamiento de Arrecife ha iniciado gestiones ante la Demarcación de Costas de Canarias en aras de que se dé permiso a mantener hamacas y sombrillas en las playas de la capital, con El Reducto como principal referencia. En principio, los contactos establecidos, a expensas de que se haga oficial la publicación necesaria al respecto, contempla un plácet para el periodo 2020-2024. El procedimiento para buscar una empresa interesada en explotar el mobiliario playero se iniciará una vez que esté otorgado el permiso del organismo dependiente del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, según la concejala de Playas, Ángela Hernández.

En principio, las condiciones de la licitación serán muy similares a las contenidas en el acuerdo ya vencido para explotar mobiliario playero en Arrecife. Es decir, se contempla un tope de 160 hamacas, con 80 sombrillas. Además, cabrá la posibilidad de explotar también la presencia de piraguas y patines.

Y mientras se concrete el proceso, se tiene decidido que siga la situación actual en la playa de El Reducto, a pesar de que hace más de dos años que venció el acuerdo suscrito sobre mediados de 2014. Hace seis años, a cambio de cobrar un canon por la presencia del mobiliario playero, el Consistorio procedió en su día a permitir la instalación de hamacas y sombrillas al empresario valenciano Rubén Miralles, que fue el único que se presentó al concurso abierto al efecto. En aquel entonces se fijó un canon anual mínimo de 15.000 euros para la empresa que optara al explotar el servicio debía aportar un canon. El adjudicatario elevó el pago a 19.000 euros al año.

La instalación del mobiliario playero se hizo pensando de manera prioritaria en los cruceristas que hacen parada en la ciudad, entonces por medio de la Concejalía de Turismo.

Con respecto a la playa de El Reducto precisó Ángela Hernández que la renovación del permiso para el mobiliario se enmarca en el plan general de cuidado y mejora de las playas de la ciudad. En este orden, se tiene previsto potenciar la vigilancia, manteniéndose el personal privado contratado hace pocas semanas para cuidar de El Reducto. Estos vigilantes, combinados con las cámaras de seguridad instaladas, están permitiendo mejorar los niveles de seguridad cotidiana en el espacio. «Se está notando una mejoría», matizó la concejala sobre este apartado concreto.

Además, también se seguirá considerando prioritario el buen cuidado de los baños públicos de la principal playa de la ciudad, en aras de que se den condiciones para que sea habitual la bandera azul. También se han hecho gestiones para prorrogar la presencia del personal de salvamento y socorrismo, vinculado a Emerlan (Emergencias Lanzarote), organismo que asumió este servicio en julio del pasado año.