AFA lleva ya cuatro años de espera para abrir su nuevo centro de día

15/06/2019

La entidad que preside Manuel Ruiz sigue pendiente de que Cabildo y Ayuntamiento de Teguise cedan los permisos necesarios para reformar la casa que la entidad adquirió en su día en Tahíche

c. de inza / Teguise

La Asociación de Familiares de Enfermos de Alzhéimer (AFA) sigue a la espera de que al fin tanto el Cabildo como el Ayuntamiento de Teguise se pongan de acuerdo y faciliten los permisos para reformar la casa que la entidad adquirió en Tahíche, para iniciar las obras de reforma y adaptar el inmueble para abrir sus puertas como centro de día y respiro familiar.

En AFA su presidente, Manuel Ruiz, dice no entender cómo se pueden retrasar tanto las cuestiones en las administraciones públicas, ya que en su asociación empezaron a comienzos de 2016 a tramitar los permisos y pese al tiempo que ha transcurrido todavía siguen sin licencias para las obras.

Lo cierto es que se ha complicado todo, porque una parte de la parcela donde se ubica la casa afecta a la rotonda cercana, situada en plena vía dirección a Guatiza, y resta alguna visibilidad a los conductores, por lo que ha habido que llegar a un acuerdo para que el Cabildo adquiera ese suelo. Previamente se habló de expropiación, luego de compraventa y al final se ha ido a lo último, pero mientras todo se decidía se ha perdido mucho tiempo, retrasando en exceso los permisos subsiguientes del propio Cabildo y del Ayuntamiento.

Sin embargo, cuando todo estaba listo para ir al notario y firmar la compraventa de ese trozo de suelo que afecta a la visibilidad en dicha rotonda, resulta que falta un estudio topográfico de carreteras, algo que, según Ruiz, ya podían haber previsto en todo este tiempo, para evitar este nuevo contratiempo.

24 plazas. Después de haber logrado que se fueran varias familias ocupantes de la casa, que ha llevado su tiempo, desde AFA asisten resignados ante tanta demora y se preguntan un tanto estupefactos cómo es posible que se tarde tanto en facilitar unos permisos, y más cuando se trata de aportar un servicio a los mayores de la isla en situación de necesidad. El nuevo centro de día, que ofertará 24 plazas en horario de 9.00 a 18.00 horas, es un servicio ampliamente demandado por familias de la isla que tienen a sus mayores aquejados de demencias o el mal de Alzhéimer y no tienen ningún centro al que llevar a sus seres queridos.

La Asociación de Familiares de Enfermos de Alzhéimer (AFA) sigue a la espera de que al fin tanto el Cabildo como el Ayuntamiento de Teguise se pongan de acuerdo y faciliten los permisos para reformar la casa que la entidad adquirió en Tahíche, para iniciar las obras de reforma y adaptar el inmueble para abrir sus puertas como centro de día y respiro familiar.

En AFA su presidente, Manuel Ruiz, dice no entender cómo se pueden retrasar tanto las cuestiones en las administraciones públicas, ya que en su asociación empezaron a comienzos de 2016 a tramitar los permisos y pese al tiempo que ha transcurrido todavía siguen sin licencias para las obras.

Lo cierto es que se ha complicado todo, porque una parte de la parcela donde se ubica la casa afecta a la rotonda cercana, situada en plena vía dirección a Guatiza, y resta alguna visibilidad a los conductores, por lo que ha habido que llegar a un acuerdo para que el Cabildo adquiera ese suelo. Previamente se habló de expropiación, luego de compraventa y al final se ha ido a lo último, pero mientras todo se decidía se ha perdido mucho tiempo, retrasando en exceso los permisos subsiguientes del propio Cabildo y del Ayuntamiento.

Sin embargo, cuando todo estaba listo para ir al notario y firmar la compraventa de ese trozo de suelo que afecta a la visibilidad en dicha rotonda, resulta que falta un estudio topográfico de carreteras, algo que, según Ruiz, ya podían haber previsto en todo este tiempo, para evitar este nuevo contratiempo.

Después de haber logrado que se fueran varias familias ocupantes de la casa, que ha llevado su tiempo, desde AFA asisten resignados ante tanta demora y se preguntan un tanto estupefactos cómo es posible que se tarde tanto en facilitar unos permisos, y más cuando se trata de aportar un servicio a los mayores de la isla en situación de necesidad. El nuevo centro de día, que ofertará 24 plazas en horario de 9.00 a 18.00 horas, es un servicio ampliamente demandado por familias de la isla que tienen a sus mayores aquejados de demencias o el mal de Alzhéimer y no tienen ningún centro al que llevar a sus seres queridos.