A Urgencias por una paella con cannabis

13/01/2020

Se ha abierto una investigación, para averiguar quién colocó la droga. El propietario del negocio cree que algún comensal quiso hacer una gracia

Cinco personas tuvieron que ser tratadas el sábado en Urgencias del Hospital Doctor José Molina Orosa de Arrecife, todas por ingesta abundante de cannabis. Todas ellas recibieron el alta entre la tarde del mismo sábado y la mañana del domingo, sin necesidad de quedar ingresadas. Se ha abierto una investigación oficial al respecto, según confirmación hecha por Noelia Umpiérrez, directora del Área de Salud de Lanzarote, entidad dependiente de la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias.

Se supone que el origen de la contaminación por cannabis está en una paella que compartieron los comensales, todos ellos participantes en un curso formativo organizado por un negocio sito en un lugar céntrico de Arrecife. La paella había sido encargada, para ser parte del almuerzo que se supone iba a preceder a la continuación del curso, según confirmó a este diario el organizador de la actividad.

Durante el transcurso de la comida ya comenzaron a sentirse mal los comensales, hasta el punto de que fueron evacuados hasta el Hospital en ambulancia, según uno de los afectados. En Urgencias se descartó la intoxicación alimentaria, al no haber constancia de vómitos, circunstancia que forzó la activación del protocolo por contaminación por drogas, que dio positivo.

Este lunes, como ya pasó el domingo, el establecimiento implicado, también en pleno centro de la capital, no sirvió comidas. Su propietario, además, ha pedido que Salud Pública tome todas las muestras necesarias para aclarar el origen de la contaminación, convencido de que no fue por alguna supuesta mala práctica dentro del local por parte del personal. De hecho, personal sanitario ha estado este lunes trabajando a conciencia en el interior del establecimiento, contando con todas las facilidades.

El dueño del negocio tiene la hipótesis de que fue alguno de los propios comensales quien, probablemente queriendo hacer una gracia que se fue de las manos, bien pudo disponer la droga en la paella, según indicó a este periódico. Todos los pacientes tratados en Urgencias coincidieron en que padecieron náuseas y episodios de taquicardia, por lo que tuvieron que ser asistidos por el personal facultativo.