La cochinilla toma la senda del BIC

08/01/2018

La Asociación de Criadores y Exportadores de Cochinilla de Canarias presentó el pasado 29 de diciembre la solicitud para que, con carácter urgente, este cultivo tradicional sea declarado Bien de Interés Cultural (BIC). Su objetivo es protegerlo, dado su crítica situación, pero también poder utilizarlo como recurso turístico.

Apenas una veintena de personas cultivan cochinilla en Canarias, un número pequeño que, según el portavoz de la Asociación de Criadores y Criadores de Cochinilla de Canarias, Lorenzo Pérez, hace que la situación del cultivo pueda considerarse crítica. Desde febrero de 2016 el cultivo está inscrito como Denominación de Origen Protegida (DOP) en el registro de la Unión Europea (UE), fue esta asociación la que promovió esa certificación de calidad y ahora da un paso más para que el Gobierno de Canarias lo declare Bien de Interés Cultural (BIC).

La solicitud formal la presentaron el pasado 29 de diciembre y en ella argumentan la necesidad de salvaguardar los conocimientos y las actividades relacionadas con el cultivo de la cochinilla, cuyo estado, dicen, se encuentra «en grave peligro de extinción». La importancia que la cochinilla ha tenido históricamente para Canarias, unido a su gran valor etnográfico hacen que su declaración como BIC se convierta en una herramienta, además, poder utilizarla como recurso turístico.

Lorenzo Pérez asegura que el cultivo de la cochinilla tiene «un gran potencial turístico» y que, sin ir más lejos, él mismo recibe «a muchos visitantes» en su finca y en el secadero de Gran Canaria. Están interesados, explica en como es el proceso de siembra, también en la recolección y en el secado de la cochinilla y muestran mucha curiosidad, dice, por cómo de un insecto, el Dactylopius coccus, sale el que está considerado el mejor carmín natural del mundo.

La DOP ha permitido a los productores de cochinilla «protegerse de la competencia desleal », pero ahora toca despegar y para eso, afirmaba Pérez en una entrevista reciente, hace falta apoyo económico e institucional para, por ejemplo, hacerse un hueco en la industria turística.

La declaración del cultivo de la cochinilla como BIC, se le daría el «empujuncito» que le falta.

carrasco