El Cabildo de Gran Canaria cuenta con 220 efectivos preparados para actuar

Vigías de un paraíso en alerta

03/07/2017

Desde el sábado 1 de julio, Gran Canaria está alerta. Comienza la campaña de verano del dispositivo de extinción de incendios 2017, que contará con 220 efectivos repartidos por toda la isla, pero el verdadero epicentro de esta lucha contra el fuego está en Artenara. En su helipuerto conviven las unidades de elite helitransportadas y CANARIAS7 vivió una jornada con ellas.

En algo que coinciden todos los actores protagonistas de esta historia es que los grancanarios afrontan un verano muy complicado debido a la extrema sequedad de la isla y por ello, tanto pilotos como los miembros de las unidades Presa –los primeros que atacan los incendios forestales desde los helicópteros–, no han parado de realizar maniobras de entrenamientos para estar a punto ante cualquier llamada de emergencia.

Una de ellas tuvo lugar este fin de semana y se demostró que este equipo de elite de Medio Ambiente del Cabildo de Gran Canaria se encuentra preparado para actuar en minutos en un conato que se produzca en cualquier punto de la isla.

El comandante Fernando Eulate y la unidad Presa compuesta un técnico, un capataz y cuatro operarios, fueron activados y en diez minutos despegaron del helipuerto para actuar en la teórica zona del conato. Tras sobrevolar la zona para realizar una valoración, dejó al equipo Presa en tierra y se desplazó hasta uno de los ocho depósitos de carga de agua que tiene el Cabildo repartidos por toda la isla y así llenar el helibalde con cerca de 1.000 litros de agua que descargó en la zona concreta donde el técnico de los Presa desde tierra indicaba por radio al comandante de la aeronave. Es una maniobra complicada y arriesgada, sobre todo si se realiza en zonas donde hay una orografía compleja o mucho viento, pero gracias a estas maniobras de entrenamiento, están capacitados para realizarla de manera rápida y eficaz.

Segunda aeronave

Además, en los meses de verano y hasta el 30 de septiembre, se cuenta también con el apoyo de una segunda aeronave –pilotada en este ejercicio por el comandante portugués Paulo Melo– que actúa a modo de bombardero para tirar aguar en la zona de manera rápida mientras la otra descarga el personal humano en tierra. Los pilotos están en alerta todos los días desde la salida del sol hasta el ocaso y están prevenidos para cualquier aviso desde el Cecopin. Desde la llamada tienen 10 minutos para despegar y, según el comandante Eulate, desde Artenara con los helicópteros AS350 pueden ponerse volando en cualquier punto de la isla en menos de 15 minutos. Un seguro de vida para Gran Canaria.

Parte de la unidad de élite Presa. <b>/ Borja Suárez</b>
Parte de la unidad de élite Presa. / Borja Suárez
Un equipo adiestrado para situaciones límites

El equipo Presa del Cabildo de Gran Canaria es la unidad de élite que primero actúa en los incendios forestales. Se trata de un contingente de 36 profesionales que acude a bordo del helicóptero a la cabeza del fuego. En las maniobras del pasado fin de semana, el equipo comandado por el oficial Rafael Pardo demostró estar perfectamente adiestrado para acudir a una llamada de emergencia en cualquier punto de Gran Canaria en solo 10 minutos. Ellos lo hicieron a bordo del helicóptero AS 350B3 pilotado por el comandante Eulate. Desde su posición, maneja el helicóptero con los pedales para el giro de 360 grados en estacionario, el colectivo para dar altitud al helicóptero y el cíclico que es lo que controla la inclinación y velocidad de la nave. La recogida de agua la realiza buscando un punto de agua en los depósitos del Cabildo o cualquier lugar que permita la maniobra. Primero el piloto hace un reconocimiento de la zona, luego carga y descarga la bolsa para ver si todo funciona correctamente y luego la operación se puede realizar sin descanso durante dos horas en coordinación con el técnico que marca las zonas donde se necesita agua desde tierra. La capacidad del balde es de 1.000 litros.