A esta montaña sagrada peregrinaban los antiguos pobladores

Umiaya existió y estaba en Amurga

    Cargando reproductor ...
19/06/2019

La montaña sagrada de Umiaya, el lugar al que según las crónicas peregrinaban los antiguos pobladores de Gran Canaria, está en los riscos de Amurga, el macizo casi inexpugnable que separa los barrancos de Tirajana y Fataga.

El equipo arqueológico responsable del estudio de los diferentes yacimientos que circundan el enclave de La Fortaleza, en la caldera de Tirajana, cree haber resuelto uno de los misterios que más polémicas ha suscitado entre los estudiosos del pasado prehispánico de Gran Canaria: la localización del sitio sagrado de Umiaya.

El director de la empresa de arqueología Tibicena, Marco Antonio Moreno, ha recordado este martes que a Umiaya se le han adjudicado en el pasado hasta tres ubicaciones diferentes, pero siempre con el mismo problema: al explorar cada lugar candidato (como Risco Blanco o El Campanario), no se encontraban pruebas arqueológicas que relacionasen ese enclave con un uso ritual previo a la Conquista.

Y se trata de un problema común con otros dos riscos sagrados citados en las crónicas históricas en el caso de Gran Canaria, Tirma y Amagro, donde los restos hallados muestran un uso doméstico, pero no acreditan que esos lugares tuvieran un papel ceremonial.

Los últimos trabajos realizados en el entorno de la caldera de Tirajana, uno de los enclaves más prometedores para estudiar el pasado prehispánico de la isla, con casi medio centenar de yacimientos datados desde el siglo V hasta el XVI, llevan al equipo de Tibicena a defender que Umiaya existió y que estaba en Amurga.

Umiaya existió y estaba en Amurga
Solo falta el resultado del Carbono 14

En una rueda de prensa celebrada en el Museo Canario, que colabora con las investigaciones, Moreno ha explicado que en el trabajo de investigación de archivos históricos complementario a la arqueología de campo han descubierto un plano de 1792 levantado con motivo de un litigio sobre el uso de las aguas de la zona con toponimia antigua que sugieren que Umiaya está en Amurga.

Y lo más importante de todo, ha subrayado este arqueólogo, al explorar sobre el terreno ese enclave, han encontrado un viejo camino acondicionado para acceder a los riscos, restos de una antigua muralla, grabados rupestres, cazoletas (agujeros en el suelo de roca con posible uso ceremonial) y ocho pequeñas plataformas que no son naturales, sino fruto de un trabajo para explanar el terreno.

En el macizo de Amurga fue donde la última resistencia a las tropas castellanas se habría acantonado buscando refugio

Solo falta conocer qué dice el Carbono 14 sobre la antigüedad de los restos orgánicos allí recuperados, pero el equipo de Tibicena cree que puede defender de forma "fehaciente" que allí estaba Umiaya. Y, además, sostiene que ese lugar de fortificación natural por su orografía muestra muchos signos de haber sido un antecedente de lo que después sería, con mayor planificación, el sitio hoy conocido como La Fortaleza, al otro lado de la caldera de Tirajana.

Ese plano y otra documentación de la época señalan en Amurga lugares identificados como "Insite" o "Ansitio". A juicio de este equipo de arqueólogos, se trata de un dato más para revisar la localización de Ansite, el risco donde los últimos indígenas que se resistían a la Conquista se rindieron el 26 de abril de 1483.

Según Moreno, parece más coherente pensar que Ansite no estaba en La Fortaleza de Santa Lucía, sino en el macizo de Amurga, donde la última resistencia a las tropas castellanas se habría acantonado buscando un doble refugio: la protección natural de sus riscos casi inexpugnables y la sobrenatural de los dioses de Umiaya.

La conservadora del Museo Canario, Teresa Delgado, ha subrayado la importancia de los trabajos de investigación que se están llevando a cabo en la caldera de Tirajana, que considera que en el futuro van a ser claves para entender mejor cómo era la vida en las sociedades que habitaron Gran Canaria antes del siglo XV.

Las conclusiones de los últimos estudios realizados en La Fortaleza y la caldera de Tirajana han sido presentados esta mañana con la presencia del consejero de Turismo y Cultura de la comunidad autónoma, Isaac Castellano; el director general de Patrimonio Cultural, Miguel Ángel Clavijo; y el nuevo alcalde de Santa Lucía, Santiago Rodríguez.

Este último ha expresado su compromiso con potenciar la investigación y conservación del sitio de La Fortaleza y ha reconocido públicamente el trabajo realizado en esa línea por el equipo de gobierno saliente, de Nueva Canarias.