Telde

La nueva empresa de limpieza empezará a trabajar en 45 días

16/10/2019

El Ayuntamiento toma conocimiento de la sentencia que le obliga a anular el contrato con FCC en la concesión del servicio de recogida de basura. Sufi-Santana Cazorla le relevará el 1 de diciembre.

ETIQUETAS:

Nuevo paso de cara al ya anunciado cambio de empresa en el servicio de basura. El Ayuntamiento de Telde cumplió, en la Junta de Gobierno celebrada ayer, con el mandato judicial que le obliga a tomar conocimiento de la sentencia que determina la nulidad del contrato con FCC (Fomento de Construcciones y Contratas), el cual le adjudica la gestión del servicio público de limpieza viaria, playas, recogida de residuos urbanos y otros afines del municipio, y tendrá que concedérselo a Sufi-Santana Cazorla. El Consistorio municipal deberá ahora de informar de dicha resolución a la empresa que actualmente presta el trabajo y comunicarle que el 30 de noviembre tendrá que dejar de ofrecer el servicio.

Porque a partir del 1 de diciembre será la nueva empresa la encargada de la limpieza de la ciudad. Lo positivo de esta sentencia es que volverá a entrar en vigor el contrato que se firmó en 2009, por lo que se deberá dotar al servicio del personal y la maquinaria anterior a los recortes que impuso el plan de ajuste aprobado en 2012. Entonces fijaba que tendrían que haber 190 trabajadores por contrato, y actualmente hay 117, parte de ellos despedidos por un ERE -pero que ya están trabajando de nuevo-. Además, se pasaría de los 6,13 millones de euros al año que Telde paga ahora a los 7,4 millones iniciales, y habrá un aumento de las zonas y frecuencia de barrido.

El problema será que FCC no transferirá sus poderes de forma amistosa. La sentencia perjudica a esta empresa, que tendrá derecho a una indemnización cuyo importe aún se desconoce. A Fomento de Construcción y Contratas le restaban todavía cinco años de contrato y la inversión realizada para cubrir dicha demanda de trabajo la tendrá que costear ahora el Ayuntamiento.

Al menos, la culminación de este traspaso debería de servir para dar carpetazo a un proceso que se inició en verano de 2009. El Consistorio le adjudicó mediante decreto el servicio de la recogida de la basura y de la limpieza viaria a Sufi-Santana Cazorla, pero como entremedias aquel gobierno de Nueva Canarias y PSOE le aplicó una sanción a dicha empresa que le inhabilitaba firmar cualquier contrato con el ayuntamiento teldense durante cinco años. Anuló aquel primer decreto y firmó otro en el que otorgaba el servicio al que quedo segundo en el concurso: FCC. Sin embargo, la UTE inició un procedimiento judicial en el que le acabaron dando la razón en una sentencia del Juzgado de lo Contencioso-Adminsitrativo número 6 dictada en octubre de 2014. En su momento, el Consistorio llegó a plantear hasta dos incidentes de sentencia al juzgado alegando la imposibilidad de cumplirla, pero ambos fueron rechazados. Y en diciembre del pasado año les llegó un requerimiento para que llevaran «a puro y debido término el fallo», que es justo lo que hicieron ayer en la Junta de Gobierno Local.