La ciudad atrae 30 millones en inversiones

30/12/2018

«Las grandes superficies y los inversores siguen apostando por la ciudad». Así lo asegura la concejal de Urbanismo, Gloria Cabrera, que cifra en 30 millones de euros la cuantía de los proyectos privados desarrollados o iniciados durante 2018 en el municipio. Eso sí, también advierte de que el actual PGO, desfasado, limita iniciativas

La ciudad de Telde no solo está saliendo del agujero negro en el que se vio hundida durante más de 10 años, sino que va camino de convertirse en lo que fue, en locomotora económica de toda la comarca este de Gran Canaria. Los datos hablan por sí solos. Según cálculos de la concejal de Urbanismo, Gloria Cabrera, durante 2018 se han movido 30 millones de euros en inversiones privadas en el municipio. «Los inversores, los empresarios y las grandes superficies están apostando por Telde, y eso es bueno porque genera economía y, sobre todo, porque crea empleo, que es la mejor manera de contribuir a que muchas familias que aún lo están pasando mal por los efectos de la crisis económica de 2008 empiecen de verdad a salir a flote».

Entre las inversiones a las que se refiere la edil figuran la construcción de una nueva tienda de Mercadona en el Cruce de Melenara, la compra de una nave y la posterior construcción de un supermercado por parte de Lidl en la misma zona que el Mercadona y para el que ya tiene licencia, la rehabilitación de Alcampo, en La Mareta, la edificación de una gran nave para un concesionario del automóvil en Bocabarranco, o la construcción de varios edificios de viviendas, durante años pura rara avis, en San Juan, con al menos dos promociones, y en Los Llanos, con otras dos en obras.

Sobrecarga en urbanismo.

Buena prueba de que la economía en Telde se está moviendo y de que está dinamizando el sector de la construcción y del comercio la dan las cifras estadísticas que maneja la propia concejalía de Urbanismo respecto a su volumen de trabajo. No ha dejado de crecer durante el mandato, y no solo para tramitar expedientes de obra nueva, sino también para rehabilitar o ampliar edificios o naves existentes. Entre las secciones de obra mayor, obra menor, arquitectura, disciplina urbanística y licencias de apertura, Urbanismo tramitó durante este año que ya acaba (los datos están contabilizados hasta el 27 de diciembre último) unos 1.944 expedientes, 643 más que en 2017. Si se mira por departamentos se aprecia hasta qué punto Telde ha cogido velocidad de crucero. Hay alzas casi exponenciales. Por ejemplo, frente a los 81 expedientes de obra mayor de 2017 están los 336 de 2018. En obra menor se ha pasado de 363 en 2017 a 600 este año.

Otro factor de cambio, apunta, es el trabajo que se está haciendo con los polígonos industriales para que creen sus entes de conservación y mejoren su capacidad de gestión. Recordó que El Goro acaba de crearlo y que Cruz de la Gallina está en camino.

Pero no todo puede ser de color de rosa. La cara amarga de esta realidad es el Plan General de Ordenación (PGO). El de Telde es de 2002 y está desfasado respecto a la Ley del Suelo. Ahora la oposición ha pedido aparcar su adaptación hasta después de las elecciones. «El PGO limita el crecimiento de la ciudad, han venido inversores a los que les hemos tenido que decir que no porque nuestro plan rechaza proyectos que la Ley del Suelo sí permite, y esto es un lastre», advierte. Sin ir más lejos, habla de una explotación ganadera que iba a instalarse entre Ojos de Garza y Piletillas y no pudo. «Se fue a otro municipio».