Epidemia de terror en San Juan

14/10/2018

La casona de la Hoya de San Juan vuelve a invitar a pasar miedo. 25 actores recrean el sadismo de un médico loco. Abrirá los fines de semana de octubre y hasta el 4 de noviembre.

ETIQUETAS:

G. Florido / telde

Don Berto vive desquiciado. Tiene una obsesión: salvar a su hija, su única hija, Cesárea. Sufre una enfermedad rara. Ha recorrido el planeta buscándole una cura, pero no hay marcha atrás. Está desahuciada para la medicina tradicional, no para él. Don Berto es médico y no se rinde. Transformó su vieja casa en un laboratorio de experimentos sádicos. Primero fueron animales. Ahora personas. No tiene límites. Está loco. Arrastró en su desvarío a su mujer, doña Úrsula, presa ya de tantos delirios que ha tenido que enclaustrarla. Y don Berto arrastrará a quien haga falta a su destartalado quirófano casero si cree que puede tener la llave de la salvación de Cesárea.

Así que tenga cuidado, porque puede ser usted. A eso se expone, a caer víctima de las alucinaciones y paranoias de ese viejo matasanos. Los que entren en esta casona del terror de San Juan llegarán justo en el momento en que don Berto agota el último cartucho por la vida de su hija. Y poco más se sabe de este espectáculo que renueva su cita con Halloween y con Telde, y que garantiza dos cosas: pánico y seguridad para los que lo visiten.

Se representa en la casona de la Hoya de San Juan, a la entrada del casco por la rotonda de El Cubillo. Llevan cuatro años y cada vez viene más gente. Ha habido días en ediciones anteriores en que las colas han llegado a la plaza de San Juan, de ahí que este año hayan decidido ampliar las representaciones una semana más. Estarán los fines de semana de octubre y el primero de noviembre, todos los viernes, sábados y domingos, a partir de las 20.00 horas y hasta que haya gente. Empezaron este viernes. Hoy mismo habrá función. Apenas 4 euros y vivirá emociones fuertes.

Un trazado laberíntico, una oscuridad penetrante y misteriosa, una música intrigante, muertos, efectos visuales y de sonido, una escenografía sangrienta... Y una novedad. Este año el público podrá elegir su propio destino. Habrá un punto donde deberá decidir si coge a un lado o a otro. Será como dos casas del terror en una. Y no habrá marcha atrás. Eso sí, pase lo que pase, la organización subraya, para seguridad del espectador, que ningún actor tocará al público, ni al revés. Ni se les arrojará nada. Ni se mancharán. Y quien se asuste y quiera abandonar, solo tendrá que decirlo.

Entre bambalinas, un grupo de jóvenes entusiastas que ya han logrado crear escuela. Sin ir más lejos, este año les han pedido asesoramiento escolares de varios institutos de Telde que quieren montar sus respectivas casas del terror en sus centros, como en Las Huesas o La Rocha. A este paso, la noche del 31 de octubre Telde se convertirá en un gigantesco cementerio de zombis, brujas, espíritus del mal... El germen de esta epidemia brotó aquí, en esta casona de San Juan. Ya han entrado en la historia.

  • 1

    ¿Está de acuerdo con las subidas de sueldos que alcaldes y concejales aprueban en los nuevos ayuntamientos?

    Sí.
    No.
    Ns /Nc.
    Votar Ver Resultados