El mal estado del edificio frena el concurso del centro de alzhéimer

02/02/2019

El edil Santana anunció que en marzo se iniciarán las obras que desbloquearán el contrato. La concejal González confesó su sorpresa: lleva un año preguntando y nunca le habían dado esta razón

El tantas veces demandado concurso público para contratar la gestión del centro de estancia diurna para enfermos de alzhéimer de Telde, en La Pardilla, no podrá tramitarse hasta que el edificio donde se presta el servicio esté en condiciones. El dato lo reveló este viernes, como de pasada, el concejal de Servicios Sociales, Diego Ojeda, en el debate sobre la moción que presentó el PP para pedir al gobierno que atendiese precisamente las demandas de los familiares de los usuarios de este centro, entre las que figura la necesidad de contar con un nuevo adjudicatario. El actual, la empresa Ralons, paga tarde y mal a sus empleados desde hace más de un año. De hecho, los trabajadores han convocado varios paros y ayer acudieron como público al pleno. Portaban camisetas blancas con lemas tipo Concurso ya o No nos mientas más. También una familiar llevó al salón a uno de los usuarios.

Ojeda explicó que este expediente se ha visto frenado por dos circunstancias. Primero, por la nueva ley de contratos del sector público del Estado, que obligó a modificarlo cuando casi estaba listo. Y segundo, por los informes de los técnicos municipales y de los del Instituto de Atención Social y Sociosanitaria que les advierten de que no se puede sacar a concurso la gestión del servicio con el estado que presentan a día de hoy las instalaciones. Es por eso, añadió, que el Ayuntamiento ya tiene listos los pliegos para licitar su rehabilitación, una inversión que, según detalló el edil de Obras Públicas, Eloy Santana, asciende a 59.987 euros que financia el Cabildo y cuyos trabajos prevé que se inicien en marzo y acaben antes del verano (90 días).

La respuesta de Ojeda asombró a la edil no adscrita Esther González, vinculada a Podemos, que le reprochó que lleva más de un año preguntándole, en buena parte de los plenos, por los motivos del retraso en el concurso para la gestión de este recinto y nunca había alegado esta causa. «Entonces, ¿todas las que me dijo de aquí para atrás eran mentira?», le soltó. Ojeda lo negó. «Este es el problema administrativo del que le hablaba», le aclaró, eso sí, sin convencerla.

Sonsoles Martín, del PP y proponente de la moción, se mostró muy crítica con el trato dado por el gobierno a los familiares y trabajadores del centro, de quienes dijo que están «en situación de desamparo». Y les pidió, como también lo hizo el portavoz del PSOE, Alejandro Ramos, que aclarasen dónde reubicarán a usuarios y trabajadores durante las obras. Ojeda solo dijo al respecto que depende del Cabildo, que es en realidad el titular del servicio. «Ya están avisados», advirtió. Y tanto él como Santana negaron desatención a las familias y los empleados. «El proyecto se consensuó con ellos», aseguró este último. Juan Antonio Peña, de Ciuca, que reprochó al gobierno que se dejara «la bandera social» olvidada cuando cerró la campaña electoral de 2015, pidió el informe que citó Ojeda como causa del retraso. Y la alcaldesa, Carmen Hernández, censuró a Martín que ahora se preocupe tanto la que «miraba para otro lado» cuando llevaba Servicios Sociales en el mandato anterior. Pese al rifirrafe, la moción salió por unanimidad.