El juez Alba entrega a la Audiencia Provincial su voto del caso Faycán

27/07/2018

El magistrado Salvador Alba, que permanece de baja y suspendido cautelarmente, remitió ayer a la Sección Sexta de la Adiencia Provincial de Las Palmas su voto, es decir, la sentencia de este procedimiento, que tendrá que ser ahora examinada por los magistrados Oscarina Naranjo y Carlos Vielba para ratificarla o no en forma de fallo. Este trámite lo realiza porque aún no ha sido notificado de su suspensión.

Las Palmas de Gran Canaria

El magistrado Salvador Alba hizo llegar este jueves a la Sección Sexta de la Audiencia Provincial su voto en el caso Faycán, es decir, la sentencia del mismo que tendrá que ser ahora examinada por sus dos compañeros de tribunal, Oscarina Naranjo y Carlos Vielba, para que el documento se convierta en el fallo definitivo o, en caso de discrepancias, se incorpore al procedimiento en forma de voto particular.

La Ley Orgánica del Poder Judicial (LOPJ) establece que, en el supuesto de la suspensión de un magistrado que está pendiente de dictar un fallo -como es el caso de Salvador Alba-, pueda formular un voto particular con la sentencia, el cual hizo llegar este jueves al letrado de la Administración de Justicia del tribunal para que se lo trasladase al presidente de la Audiencia Provincial, Emilio Moya.

A efectos prácticos, el documento que ha remitido a la Audiencia Provincial el magistrado Salvador Alba es la propia sentencia del caso Faycán puesto que es su ponente, pero, como no puede asistir a la correspondiente deliberación al estar de baja y suspendido de forma cautelar –aunque no ha sido notificado–, serán sus dos compañeros de sala los que lo examinarán y, si están de acuerdo, podrán convertirlo en el fallo. Si no fuese así y no existiera quórum, sería incorporado a la sentencia en forma de voto particular.

Con ello y tras el trámite llevado a cabo por el juez Alba, la próxima semana podrían reunirse los magistrados Oscarina Naranjo y Carlos Vielba para dictar sentencia antes del 1 de agosto y cerrar otro capítulo de la historia de uno de los casos de corrupción política más importantes de la historia reciente del archipiélago. Este procedimiento saltó a la luz pública en marzo de 2006, hace 12 años, y no fue hasta enero de este año cuando se sentaron ante un tribunal todos los encartados, involucrados en una supuesta trama para el cobro de comisiones ilegales en el Ayuntamiento de Telde.

El voto ya está comunicado, pero, sea cual sea su sentido, ha de esperar por el pronunciamiento del resto del tribunal. Solo entonces se pondrá fin a tantas semanas de incertidumbre para los siete acusados que insistieron en su inocencia hasta el final del juicio y que, por tanto, fueron los que permanecieron en el banquillo hasta que quedó visto para sentencia. Al principio de la vista casi no cabían en la sala. 28 acusados. Pero ya en la primera sesión, en la de las cuestiones preliminares, se descolgaron 20. Confesaron su culpa y se conformaron con la pena a cambio de una sensible rebaja del Ministerio Fiscal. Ya más tarde se sumó otro. Los siete que quedaron llevan esperando la decisión de la Sección Sexta desde el 12 de marzo pasado entre sobresaltos sobre noticias vinculadas a la posible suspensión de Alba y la hipotética necesidad de tener que repetir la vista.

Alba también está pendiente de trasladar a la Audiencia Provincial otro voto, en esta ocasión, en un caso celebrado antes de que causase baja por enfermedad, relacionado con dos delitos de insolvencia punible y estafa.