Ciuca apoya al gobierno para abonar 31,3 millones a bancos y proveedores

31/07/2018

El pacto anuncia otra modificación de crédito inmediata para pagar a los expropiados, pero Más por Telde entiende que esa deuda debió ser prioritaria a la financiera y votó en contra en el pleno. El grupo de Reyes dio su voto, pero lo condicionó al pago a esos afectados por el Plan General

No hubo lugar para las sorpresas. El apoyo de los tres ediles presentes de Ciuca, la abstención de PSOE y PP y la ausencia de cinco concejales de la oposición (todos por causas justificadas) en el pleno extraordinario de este lunes facilitaron al gobierno local de NC, CC y CCD, en minoría, con solo diez ediles, la aprobación inicial de un expediente de modificación de crédito por valor de 31,3 millones de euros para pagar a bancos y a proveedores. Según explicó la edil de Hacienda, Celeste López, 22,9 millones procedentes del superávit de 2017 se destinarán a saldar deuda financiera, y los otros 8,4 millones de los remanentes de tesorería del mismo ejercicio anterior, al pago de deuda exigible y en vigor incluida en la cuenta 413, que beneficia a un grupo de proveedores.

En el mismo punto se aprobó rechazar la alegación de Más por Telde (MxT) en la que pedía anular el acuerdo de la Junta de Gobierno en que se aprobó esta modificación, y adoptar uno nuevo para pagar antes la deuda pendiente con los expropiados y derivada de sentencias ya firmes. Por coherencia con la alegación que presentó, MxT votó en contra del expediente y anunció que volverá a aprovechar el nuevo periodo que se abre de exposición pública, de 15 días y abierto a todos los ciudadanos, para insistir en esa alegación y ampliarla.

La clave de su postura, y de las dudas del resto de los grupos que no apoyaron el punto, está en el pago a los expropiados de solares que ganaron sus pleitos al Ayuntamiento en los tribunales, es decir, en si la deuda con ellos hay que saldarla antes o después que la de los bancos. Es más, Ciuca aclaró que levantaba la mano a favor porque tenía el compromiso expreso del gobierno, reafirmado ayer en el pleno, de que enseguida iniciará otro expediente para atender a esos afectados por el Plan General.

Pero Juan Francisco Artiles, de MxT, no ve suficiente ese compromiso. Sostiene que esa deuda debió ser prioritaria por dos razones, porque el artículo 24 de la Constitución exige el cumplimiento de las resoluciones judiciales, (y esas deudas están ratificadas por sentencias) y porque, dijo, este gobierno se comprometió con el Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC) a dar prioridad al abono de esta deuda en cuanto tuviera remanentes positivos.

La edil de Hacienda le dio la réplica amparándose en el informe de la interventora, que señala que con este expediente se da trámite, por un lado, a un mandato legal derivado del artículo 135 de la Constitución que obliga a aplicar el superávit al pago de la deuda financiera y que, por el otro, se cumple la ley antimorosidad con el pago de parte de la cuenta 413 con los remanentes. Pero anunció que ya se trabaja en un nuevo expediente para aplicar también esos remanentes a saldar parte de la deuda que se tiene con los expropiados. Y la alcaldesa, Carmen Hernández, abundó en esa idea. «Ese plan de pagos con el TSJC lo vamos a cumplir de sobra, intentaremos pagar ahora todo lo que se pueda de la deuda principal, no esperaremos a 2023».

Artiles hizo más reproches. «Hubo también superávit en 2016, ¿por qué entonces no se aplicó?». La edil le respondió: «la orden se dio». También le discutió que las facturas a proveedores fueran antiguas. «3 de 2012, 1 de 2013, 20 de 2014, 1.787 de 2015, 190 de 2016 y 127 de 2017». Y López le recordó que en este expediente solo se paga deuda exigible y en vigor, es decir, de hace 4 años para acá. MxT se quejó igualmente de que casi el 70% de los 8,3 millones fueran a una sola empresa, a FCC, la adjudicataria de los parques, y que en lugar de las 13.824 facturas que anunció la edil, solo se abonen 2.118, de las que 1.686 son de Aguas de Telde. Y López le refutó que 13.824 fueron las fiscalizadas, no las abonadas. Así se pasaron el pleno, entre reproches y respuestas.