Sitio Histórico del Oasis de Maspalomas

El parque Tony Gallardo, con un nuevo vallado y dentro del BIC

02/08/2017

Incluido en la Reserva Natural Especial de las Dunas de Maspalomas y ahora, tras la sentencia del TSJC, al Bien de Interés Cultural (BIC) del Oasis, como Sitio Histórico, el parque Tony Gallardo del Sur luce ya parte de su nuevo vallado perimetral, una obra que ejecuta el Cabildo y que no afecta a su protección ambiental.

/ Maspalomas

En total suman 1.141 metros de vallado perimetral. Se trata de una de las actuaciones más importantes destinadas a cambiar definitivamente la imagen del mayor pulmón verde del sur, el gigantesco parque público Tony Gallardo, situado dentro de la Reserva Natural Especial de las Dunas de Maspalomas, que desde hace varios meses está siendo sometido a una completa cirugía para conseguir que sea visitable.

«Las actuaciones que se están ejecutando en su interior no necesitan de las licencias urbanísticas municipales y tampoco están afectando a su protección ambiental, ni interfiere en la preservación del espacio como Bien de Interés de Cultural (BIC)», señalaron ayer desde la institución insular.

No obstante ello, algunos expertos aseguran que «por puridad» y ante la sentencia que obliga al Gobierno de Canarias ha declarar esta franja de territorio del Oasis de Maspalomas como BIC en la categoría de Sitio Histórico, el Cabildo podría verse obligado a paralizar los trabajos, si desde el Ayuntamiento de San Bartolomé de Tirajana, administración encargada de elaborar el Plan Especial de Protección del BIC, así se lo solicitara. De momento no lo ha hecho.

Además, la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC) no es firme, «y mientras eso no ocurra estas obras como cualquier otra podrán continuar su curso normal», aseguran.

Proyecto. En cuanto a la obra de rehabilitación del parque Tony Gallardo, la misma se inició hace poco menos de un año, una vez el Cabildo logró la completa cesión del suelo por parte del Ayuntamiento de San Bartolomé de Tirajana.

Los trabajos para ejecutar el proyecto que tiene como fin convertirlo en una espacio visitable los está llevando a cabo la empresa Tragsa, con un proyecto redactado por el estudio Romera y Ruiz Arquitectos.

El Cabildo invertirá en esta obra 1,9 millones de euros en dos años para conseguir una regeneración paisajística de todo el parque donde el agua vuelve a ser protagonista.