El Ecoparque del Sur incrementará su capacidad de depósito un 65 %

11/01/2019

El Cabildo, debido a que las instalaciones se colmatarán en 2020, tramita ante Medio Ambiente la autorización ambiental integrada para aumentar el vertido controlado en 25.000 toneladas.

El Cabildo de Gran Canaria ha decidido ampliar en un 65 % la capacidad de vertido o depósito del Complejo Ambiental de Juan Grande, actualmente denominado Ecoparque Gran Canaria Sur, ante la perspectiva de que está próxima la colmatación su depósito controlado. Para ello el Consejo de Gobierno Insular, celebrado el pasado 19 de noviembre de 2018, acordó someter a información pública el expediente administrativo de modificación sustancial de la autorización ambiental integrada (AAI) y el estudio de impacto ambiental (EIA) de la ampliación de las instalaciones durante 45 días, tras su publicación ayer en el Boletín Oficial de Canarias (BOC).

Debido al actual ritmo de admisión de residuos, y en particular al ritmo de deposición de rechazos en el vertedero, la UTE Complejo Ambiental de Juan Grande, actual explotadora de las instalaciones, prevé que en el primer trimestre de 2020 se agote la capacidad autorizada del depósito controlado (1.439.238 metros cúbicos).

Como consecuencia de ello, el Cabildo Insular de Gran Canaria, titular de las instalaciones, ha solicitado a la Viceconsejería de Medio Ambiente del Gobierno de Canarias, autorización para la ampliación y explotación, durante los próximos años, de la celda de vertido actualmente autorizada, aumentando su capacidad de eliminación de residuos no peligrosos en un 65% (927.975,50 metros cúbicos) hasta alcanzar los 2.367.203,50 metros cúbicos.

La ampliación del depósito controlado supondrá un aumento en la capacidad máxima de vertido del Ecoparque superior a las 25.000 toneladas. Se considera que la construcción y explotación de dicha ampliación suponen una modificación sustancial en la instalación, y por tanto requiere de un proyecto básico para la modificación sustancia de la AAI del Ecoparque Sur. El depósito controlado de residuos no peligrosos está compuesto de tres fases que dan lugar a una capacidad total de 1.439.238 metros cúbicos. Las dos primeras subfases están colmatadas, de las dos siguientes una está en explotación y otra en construcción, una tercera tiene proyecto y la cuarta está pendiente de autorización.

Como ocho campos de fútbol

La nueva fase 4, pendiente de autorización, ocupará una superficie de unos 81.000 metros cuadrados, casi como unos ocho campos de fútbol, y contará con sistema de impermeabilización; sistema para la recogida de los lixiviados generados en su interior y su bombeo hasta el depósito de lixiviados; sistema de drenaje superficial para evitar la entrada de aguas de escorrentía superficial exteriores; y sistema de captación de biogás.

Para la explotación de la fase 4 se seguirán las mismas pautas de las buenas prácticas de vertido de residuos, habituales en este tipo de vertederos controlados.