Medianías de Gran Canaria

Caideros fomenta el empadronamiento emocional

31/01/2018

La Asociación Cultural Montaña del Agua de Caideros, en Gáldar, ha iniciado una campaña para atraer población y crear nuevos proyectos. En las Medianías galdenses hay empadronadas apenas 300 personas, lo cual no significa que todas habiten de forma habitual en la zona. Ahora buscan «crear lazos emocionales».

Las Medianías del Norte de Gran Canaria «es una de las zonas más azotadas por el despoblamiento» en la historia reciente de Canarias, apunta Francisco López, miembro de la Asociación Cultural Montaña del Agua de Caideros. La proliferación de la agricultura extensiva en la costa y el desarrollo turístico en el Sur han sido algunos de los principales motivos por los que la Medianías se han quedado con apenas 300 habitantes. Puede que ni eso. «En el colegio solo hay seis niños estudiando», lo que da cuenta del fenómeno de despoblamiento que vive la zona. Pero los que quedan se resisten a perder su idiosincracia, sus costumbres y tradiciones, de ahí que hayan lanzado el proyecto de empadronamiento emocional.

«La población de Caideros se va, pero sentimos que esa población desplazada es nuestra», al tiempo que «la gente que está fuera se sigue siendo del lugar. Y la forma de hacer visible esa relación es través de este mecanismo, el empadronamiento emocional», cuenta López. Todo ello «lo que viene a suponer es hacer visible en la zona a la población desplazada con los lugares donde tienen sus raíces y recuerdos. No es más que un gesto, un proyecto algo simbólico, pero consideramos que este aspecto de la vida, lo emocional, tiene también su peso y tiene importancia, no todo tiene que ser con un sentido pragmático». El objetivo es alcanzar los 150 empadronados emocionales, y por el momento van bien. «Ya tenemos 100 personas apuntadas y algunas fichas pendientes de categorizar». El sistema es sencillo: todas aquellas personas con raíces en las Medianías pueden empadronarse en la web empadronamiento.tambienrural.com, aunque también lo están haciendo de manera manual.

Una vez el censo emocional sea considerable se trataría de «recuperar la energía de esa población desplazada que puede hacer cosas con el pueblo», lo que pasa por «revitalizar las medianías» con nuevos proyectos o micro proyectos, con ideas nuevas o con la salvaguardia de viejas historias o costumbres. Eso, dice, Francisco López, sería la segunda fase del proyecto.

Caideros, Fagajesto, Juncalillo, Barranco Hondo de Gáldar, Montaña Alta o Fontanales componen las Medianías. Con el apoyo del Cabildo y del Ayuntamiento de Gáldar un grupo de vecinos de Caideros intenta levantar un proceso participativo donde aportar propuestas para revitalizar estos núcleos.