Los municipios del sur respiran aliviados

21/08/2019

El comportamiento favorable del incendio permite el regreso a sus hogares de los vecinos evacuados de Tasarte y Tasartico, en el municipio de La Aldea, y que el fuego no alcance a los términos de San Bartolomé de Tirajana y Mogán.

El incendio que afecta gran parte de la cumbre grancanaria, principalmente la zona de Tamadaba, ha tenido un comportamiento favorable en las últimas horas, permitiendo a los municipios del Sur respirar aliviados. Los frentes han avanzado muy poco y el fuego no ha entrado en el espacio protegido de Inagua. Esto ha llenado de optimismo a los habitantes de San Bartolomé, Mogán y La Aldea, donde ayer más de un centenar de vecinos de Tasarte y Tasartico, se preparaban para regresar a casa tras haber sido evacuados la noche anterior no tanto por el riesgo de ser alcanzados por las llamas, sino por los efectos tóxicos de la inmensa nube de humo que se extendía hacia el sur generada por la combustión de los montes.

Los vecinos de estos dos barrios aldeanos fueron trasladados al polideportivo Los Cascajos sin mayores contratiempos, reveló ayer el primer teniente de alcalde de La Aldea, David Hernández Guerra, quien ha permanecido vigilante atendiendo las necesidades de estas personas, más las de los evacuados del municipio de Artenara, los que se encuentran acogidos por los servicios municipales desde el pasado domingo, a la espera también de que se mejoren las condiciones del incendio forestal para poder regresar a sus respectivos domicilios.

Hernández sostuvo, que todas las noticias que están recibiendo acerca del incendio en la zona del pinar de Tamadaba «son todas positivas, por lo que si va a menos entonces la gente regresará a sus viviendas más pronto que tarde, que es lo que todos quieren», reveló, señalando que los evacuados «han tenido en todo momento un comportamiento ejemplar, increíble, ordenado, sosegado y de máxima tranquilidad», afirmó.

Recordó el edil que la gente de Tasarte y Tasartico ya conocen como son estos momentos, porque son personas que han tenido más de una experiencia de estas características. «Estos vecinos nos dan lecciones siempre que llegan estos momentos difíciles, porque ya les pasó algo parecido cuando el gran incendio de 2007», cuando el fuego arrasó 20.000 hectáreas en la cumbre y la zona sur de la isla, «y luego con la riada», que se produjo como consecuencia de una descarga inusual de lluvias en la tarde noche del día 21 de diciembre de 2009.

Los desalojados recibieron la notificación de que podían regresar a casa pasadas las 15.00 horas, tras compartir un almuerzo en el pabellón deportivo. En todos estos vecinos hubo rostros de satisfacción al conocer que ya no era necesario permanecer evacuados. Volvían a casa y a continuar con la vida normal, mientras aguardan que la larga pesadilla del incendio acabe pronto.

De igual forma reaccionaron en la Escuela Hogar de Tunte, en el municipio de San Bartolomé de Tirajana, donde permanecían acogidos los vecinos desalojados, también como consecuencia del humo, de los barrios de Ayacata, Cercados de Araña y La Plata.

En este lugar aún deberán permanecer los casi 40 evacuados de Tejeda casco y de algunos otros barrios cercanos de este municipio y que no fueron enviados a San Mateo. Los que si fueron autorizados a volver por parte de los servicios de emergencia son los de la Cruz de Tejeda y del Parador de Tejeda.

La evolución de las condiciones del incendio forestal propiciarán o retrasaran los retornos, según señalaron las autoridades de San Bartolomé de Tirajana tras acudir a la reunión del Centro Coordinación de Emergencias del Gobierno de Canarias, donde también se conoció la predisposición de destinar un helicóptero para vigilar el municipio sureño, entre otros recursos, que hagan más seguro el esperado retorno de los vecinos de los citados barrios afectados.