Limpiar y repoblar para prevenir

    Cargando reproductor ...
20/01/2018

Poco a poco el verde le va ganando terreno al gris. Los tonos ocre del otoño se van mezclando con la negritud que dejó el fuego, mientras asoman los primeros brotes tras las tímidas lluvias. Mientras, las cuadrillas y los voluntarios se afanan por recuperar la fotografía que se quemó en septiembre.

Aún tardaremos en volver a ver aquella estampa. Pero hombres y mujeres trabajan en la cumbre de Gran Canaria para acortar los plazos. Los primeros resultados son visibles en las zonas más perjudicadas. La cumbre recupera poco a poco el verde. Aunque ha llovido poco, apenas nada en una de las épocas de mayor sequía de la historia en las islas, la labor de las cuadrillas, con talas controladas de árboles carbonizados, en su mayoría especies que no son endémicas, y la repoblación con pinos canarios, castaños y nogales están recuperando poco a poco el paisaje devastado por el último gran incendio.

«Hay que agradecer la gran labor de los trabajadores de Gesplan y todos los voluntarios, particulares y empresas, que han ayudado los últimos meses para recuperar la cumbre», afirma agradecido Miguel Ángel Rodríguez, responsable de Medio Ambiente del Cabildo. Uno de los hombres que están facilitando el renacer en la zona arrasada por la tiranía de las llamas es Leandro Galván, capataz de Gesplan en la zona cumbrera. «En total son unas 10 cuadrillas de más de 70 personas repartidas en diferentes zonas. Poco a poco se va notando el trabajo que se viene haciendo desde que se extinguió el incendio. En la base 4 en la que me encuentro estamos talando ejemplares de radiata que no se pueden recuperar. Se trata de un pino que no es originario de Canarias y que no tiene la capacidad de recuperarse como el pino de aquí. También se están plantando pinos, castaños y nogales para recuperar la zona dañada y se instalan fajinas para que las escorrentías no destruyan el suelo tras el incendio», afirma Galván, que explica la estrategia de paisaje mosaico que servirá para repoblar y prevenir incendios.

«El pino canario es más resistente, pero ayuda a que se propague el fuego por su estructura. Sin embargo el castaño y el nogal también son árboles fuertes y, por sus características, evitan que el fuego corra fácilmente y son más fáciles de controlar en caso de incendio», asegura una de las personas que más conocen la cumbre.

Acuerdo con pastores.

La madera de los pinos cortados y las ramas resultantes de las limpiezas son cedidas de forma controlada a ganaderos y agricultores de la cumbre para que hagan uso de ella, según relata el capataz de Gesplan. Pero no es la única manera que planea Medio Ambiente del Cabildo para limpiar la zona afectada y prevenir futuros incendios. «Desde el Cabildo queremos llegar a un acuerdo con los pastores para que, mediante el pastoreo, limpiar zonas donde hay mucha maleza. Es importante también que los ciudadanos que viven en la cumbre limpien los 15 metros de perímetro de sus casas para prevenir el fuego. El problema es que la mayoría de los terrenos de la cumbre son privados y desde la administración no podemos limpiarlos. Los técnicos dicen que los incendios no se producen ahora, son consecuencia del abandono de hace 30 años del mundo rural. No hay mejor cortafuego que un cercado de papas», afirma el consejero.

«Tenemos que aprender la de la tragedia, verla como una oportunidad para que no vuelva a suceder», asegura Rodríguez.

  • 1

    ¿Le parece necesaria la construcción en Agaete de un muelle más grande que el actual?

    Sí.
    No.
    Ns / Nc.
    Votar Ver Resultados