El Gobierno pide al Estado que autorice el traslado de la subestación

Urbanismo evita la sanción a Endesa y ofrece dos alternativas a La Cícer

14/11/2017

El Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria no está dispuesto a sancionar a Unelco-Endesa por desobediencia, como ha reclamado la asociación ciudadana Recuperar La Cícer, por entender que la compañía sigue colaborando en el traslado de la subestación eléctrica de Guanarteme.

Las Palmas de Gran Canaria

Así lo aseguró este lunes el concejal de Urbanismo, Javier Doreste, quien informó de una reunión que se produjo entre el Consistorio y Endesa, y en la que la eléctrica se comprometió a estudiar los dos emplazamientos alternativos que la ciudad ofrece para acoger la estación: uno estaría por debajo el hospital general de Gran Canaria Doctor Negrín, y otro estaría en Las Torres.

El edil se aferró a la legislación vigente para justificar que hasta ahora no se haya cerrado y trasladado la actividad. «En principio, la ley establece que no puede mudarse ninguna instalación eléctrica si el Ministerio de Energía no lo contempla», explicó, «por eso, la Consejería de Industria del Gobierno de Canarias ya se ha dirigido al Gobierno de España para que lo contemple».

En su opinión, sin esta consideración previa se hacía imposible el cierre y posterior traslado, que han exigido ya los tribunales de justicia.

Por eso, valoró la petición de la plataforma ciudadana Recuperar La Cícer como «un golpe de efecto» y la desechó porque «ya estamos caminando» en ese sentido. De hecho, espera que en 2018 se pueda avanzar algo en esa línea. «El Ministerio va a decir que sí», resaltó, confiado, «no se le está pidiendo dinero».

Javier Doreste aseguró que Endesa tendrá que calcular y asumir el coste del traslado, en colaboración con Red Eléctrica de España, de la que dijo que «está de acuerdo».

Aunque no hay una cifra exacta de lo que puede suponer la operación de traslado de las instalaciones de la compañía -ya que dependerá del emplazamiento final que se determine para la subestación eléctrica-, las estimaciones municipales calculaban que se haría necesario unos 25 millones de euros; y un estudio de hasta ocho alternativas hecho por la propia Unelco en el año 2010 fijaba el coste de la mudanza entre 6,4 y 8,8 millones de euros.

El concejal de Urbanismo también indicó que Red Eléctrica de España tiene pendiente la puesta en marcha de un proceso de renovación de una parte del tendido eléctrico de Las Palmas de Gran Canaria.

La petición de sanción presentada por escrito por los vecinos de La Cícer parte de la consideración de que la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC), emitida el pasado mes de abril, hace efectiva la suspensión de la actividad.

Por eso, el hecho de que no se ejecute la sentencia es interpretado como un acto de «desobediencia» ante el que los vecinos pidieron al alcalde, Augusto Hidalgo, que se dirija a la Delegación del Gobierno «para la tramitación, en su caso, del correspondiente expediente sancionador, si procediera».