Unos 78 puntos de control de la cabalgata carecieron de policías

16/03/2019

El sindicato Comisiones Obreras se sumó a las críticas por la ausencia de agentes. Su representante, Iván Jiménez, denunció que por la noche, de los 130 puntos de control que se establecen para el control del pasacalles, más de la mitad no dispusieron de policías

La organización de la seguridad de la cabalgata del carnaval estableció unos 130 puntos que debían ser vigilados por policías locales. Se trata básicamente de enlaces importantes para el tráfico o puntos en los que se requiere una regulación concreta de la circulación porque afecta a la entrada de un garaje o al aparcamiento de personas con movilidad reducida. Pues bien, de esos 130 puntos claves, «un total de 78 se quedaron sin cubrir» a partir de las 21.30 horas, que es cuando se acabó el turno de los agentes designados por libre disposición, tal y como denunció Iván Jiménez, representante de Comisiones Obreras (CC OO) en la Policía Local.

Hay que recordar que el dispositivo de seguridad de la cabalgata necesitaba 140 agentes pero solo sesenta se apuntaron como voluntarios ya que los funcionarios se niegan a realizar más horas extra como consecuencia del impago que se acumula desde junio. Entonces se decidió requerir por libre designación -tres jornadas al año que los agentes ponen a disposición de la jefatura- a otros 72 policías, más los 35 de la unidad especial GOIA. El problema que tiene esta medida es que la libre designación se extingue en horario nocturno, de ahí que los citados 72 agentes dejaron de prestar servicio a las 21.30 horas. A esa hora, los 35 efectivos del turno de noche resultaron insuficientes, de ahí que el Ayuntamiento optara por contratar seguridad privada.

Es en ese horario nocturno cuando los 78 puntos de la cabalgata quedaron sin presencia policial, indicó Jiménez. «Y lo peor es que fue el momento en que peor va la gente», añadió el representante de los policías.

En su opinión, se trata de un «escándalo» que no solo afecta a la seguridad de la ciudadanía, sino también a la de los propios sustitutos de los agentes. «Si ya tenemos problemas nosotros cuando llamamos la atención a algunas personas, imagina lo que puede suponer para vigilantes jurados o voluntarios de Protección Civil», indicó.

Es más, considera que se ha desinformado respecto al transcurso de la cabalgata desde el punto de vista de la seguridad. «Se ha dicho que no hubo incidentes, pero sí se produjeron bastantes, solo que como no había policías, no se registraron», aseguró, «las estadísticas son veraces». Como ejemplo de ello, explicó que hubo varios casos de «violencia de género» y la «rotura del tabique nasal de una persona por el mercado del Puerto» que no se aportaron al registro de incidencias. Pero, insiste, «la seguridad en la cabalgata no estuvo garantizada y no fue por culpa de la jefatura, que hizo todo lo que pudo con los efectivos que tenía a su disposición».

CC OO estudiará la semana que viene las medidas a adoptar. De momento, lo que se puede adelantar es que se va a poner sobre la mesa una posible «usurpación de funciones».

Iván Jiménez denunció que todo parte del área de recursos humanos, pero también criticó la gestión del área de seguridad por parte de la asesora, Eulalia Guerra de Paz, y de la concejala, Encarna Galván.

«No es normal que la novena ciudad de España esté desatendida y sin policías por la nefasta gestión de los recursos humanos», lamentó el representante de CC OO.

Jiménez propuso también dar mayor información en la web de la cabalgata y el dispositivo de tráfico porque «muchos turistas extranjeros y peninsulares llegaban a Pío XII con sus coches y no sabían a dónde se tenían que dirigir».