Hidalgo dice que el exjefe de Bomberos cuestionó órdenes de su superior

Una «falta de respeto» reiterada motivó el cese de Duque

12/05/2017

«Una falta de respeto clara y pública» por la puesta «en cuestión» reiterada «de las órdenes» de la directora general de Seguridad. Así justificó ayer el alcalde Hidalgo el cese de Tomás Duque este jueves como jefe de Bomberos de la ciudad, cargo que ostentaba de manera provisional desde 2010.

Lo que no podemos permitir es que el puesto que tiene que garantizar la disciplina en un cuerpo con una estructura jerarquizada, que además se encarga de la seguridad y las emergencias en la ciudad, propicie una indisciplina y genere una situación de choque con sus superiores jerárquicos». Así respondió ayer el alcalde capitalino, Augusto Hidalgo, a las preguntas planteadas por los periodista sobre la destitución este jueves de Tomás Duque como jefe de Bomberos de Las Palmas de Gran Canaria, fruto de su mala relación con la directora general de Seguridad, Eulalia Guerra.

El regidor recordó que Duque «es un suboficial que tenía atribuidas unas responsabilidades temporalmente» y que ahora ese cometido «pasará al otro suboficial del mismo rango y misma categoría que existía en el cuerpo», José Antonio Nóbregas, «también de forma provisional porque el puesto de Bomberos no está ocupado en la ciudad desde tiempos inmemoriales».

Añadió que «vamos a ser firmes» porque «la seguridad y las emergencias en la ciudad son la prioridad, y si quien tiene que garantizar esa disciplina y esa estructura jerárquica, no es capaz de garantizarlas, entonces tenemos que tomar medidas drásticas».

Hidalgo explicó que ha habido «discrepancias flagrantes con las órdenes dadas por parte de la directora general» y aludió a «una falta de respeto, clara y pública, poniendo en cuestión las órdenes de su superior en una reunión donde no venía a cuento el asunto, y esto ya era reiterado», en referencia a la reunión celebrada este jueves en la que las malas relaciones entre ambos quedaron una vez más manifiestas cuando Duque solicitó el cese de Guerra.

El alcalde insistió en que ésta situación de indisciplina «no se puede permitir porque se daña la estructura de mando y jerarquía en un órgano donde se toman decisiones claves en momentos dramáticos».