«Si no se modifica la movilidad, el verde no tendrá penetración»

10/11/2019

El director de BCNecología, Salvador Rueda, preside mañana un encuentro en el Gabinete Literario sobre la necesidad de reconciliar la ciudad con el entorno natural y la dimensión humana.

J. Darriba / Las palmas de Gran Canaria

El espacio urbano debe ser entendido como un ecosistema, no como una isla que destierre lo natural. Desde este punto de partida, el director de la Agencia de Ecología Urbana de Barcelona, Salvador Rueda, presentará mañana en el Gabinete Literario (19.30 horas) su Carta para la planificación ecosistémica de las ciudades y metrópolis, un documento que trata de reformular la configuración urbana desde la perspectiva de la ciudad como un ecosistema y, por tanto, desde una óptica ecológica y un dimensionamiento humano.

Esta reinterpretación de las ciudades requiere de un cambio en el paradigma de la movilidad, de tal manera que se pueda liberar espacio para las zonas verdes. «Si no se modifica la movilidad», advierte Salvador Rueda a este periódico, «el verde no tendrá capacidad de penetración».

Su propuesta se basa en un concepto que se ha aplicado ya en Barcelona y en otras ciudades del mundo: la supermanzana. Se trata de una zona pacificada de cuatrocientos metros de ancho por otros cuatrocientos de largo en la que se prohíbe el tránsito de vehículos motorizados, salvo el de los propios vecinos, y se limita su velocidad a diez kilómetros por hora. Esto devuelve el espacio al vecino (más del 70% de la superficie que hoy ocupa la movilidad motorizada), reduce el ruido del tráfico y disminuye la contaminación, facilitando los desplazamientos a pie y en bicicleta.

«Se trata de urbanizar el coche», detalla Rueda, quien asegura que la supermanzana se puede aplicar «en cualquier ciudad y en cualquier pueblo». Eso explica que no solo grandes urbes como Barcelona, Berlín, Nueva York o Buenos Aires estén probándolas, sino que otras más pequeñas, como Vitoria, han tomado ya la iniciativa para extenderlas prácticamente a toda la ciudad.

La aportación de la ecología urbana a esta transformación que están experimentando las ciudades en todo el mundo es el concepto de «transdisciplinaridad», prosigue el director de BCNecología.

Su presencia en el Gabinete Literario de la capital grancanaria se enmarca en la iniciativa Las Palmas de Gran Canaria ciudad naturalizada, que desde la sociedad civil pretende impulsar la creación de corredores verdes en la ciudad, tomando como punto de partida la oportunidad que representa el plan del Ayuntamiento capitalino respecto a la recuperación del barranco del Guiniguada, entre Vegueta y Triana.

  • 1

    ¿Le parece que el muelle de Sanapú, junto al acuario de Las Palmas de Gran Canaria, es el mejor sitio para instalar un astillero de yates de lujo?

    Sí.
    No.
    Ns / Nc.
    Votar Ver Resultados