San Nicolás cambia un vertedero por una zona de esparcimiento

19/06/2018

Ganará un espacio multifunciona de 3.000 metros cuadrados con canchas deportivas, parque infantil, skatepark y zonas verdes en cuyo diseño han participado 160 menores del risco.

El terreno ganado con el arreglo del muro caído en la calle Álamo y la ampliación de esta vía del barrio capitalino de San Nicolás será la zona en la que el Ayuntamiento capitalino va a desarrollar un espacio multufuncional de 3.000 metros cuadrados, en cuyo diseño han participación 160 niños y niñas del barrio a través de la Fundación Farrah, entidad social que comenzó a trabajar en la zona en el año 2011 a través de la iniciativa A pie de risco.

El proyecto, anunció este lunes el edil de Urbanismo Javier Doreste, se encuentra en fase de licitación y cuenta con una inversión de 1.232.930 euros con cargo al Pdcan. Se prevé que arranque en agosto y su plazo de ejecución es de 8 meses, con lo que podría finalizar en abril de 2019.

Añadió que va a suponer convertir un solar que calificó de «vertedero» en un espacio multifuncional que va a permitir dotar a la zona baja de San Nicolás de un conjunto de canchas deportivas -una para la práctica del fútbol y dos de baloncesto- de 1.406 metros cuadrados; una área de juegos infantiles de 145 metros; un skatepark de 220 metros que ocupará lo que en su día fue un antiguo estanque y cuyo muro se aprovechará para su nuevo uso; además de una rampa de accesibilidad y zonas verdes.

El responsable municipal de Urbanismo presentó este nuevo equipamiento que va a tener San Nicolás junto a la presidenta de la Fundación Farrah, Pepi Farray, entidad gracias a la cual unos 160 niños y niñas del barrio capitalino han podido tomar parte en su diseño.

Farray explicó que «hace siete años empezamos a trabajar con la infancia» en un barrio que figuraba en el puesto 18 de toda España en cuanto a vulnerabilidad. Por eso dijo que cuando le han planteado a la organización que representa el por qué de un parque «cuando hay otras necesidades en el barrio», ellos no han dudado en responder que «las necesidades y la problemática de la infancia priman por encima de todo lo demás».

Destacó que para la confección de este proyecto se han mantenido reuniones cuatrimestrales entre el área de Urbanismo y los niños y adolescentes del barrio para hablar de las necesidades del mismo porque «nadie mejora que los niños, que lo recorren de pe a pa, para saber dónde hay problemas».

Farray señaló que «una de las ventajas de estas reuniones es que el niño y la niña en el risco ha pasado a ser parte, a tomar parte, a dar parte, a sentirse parte del barrio». Así, explicó que en estos encuentros presentaron al Ayuntamiento «cuál sería su parque», un proyecto que «diseñaron entre todos».

Recordó que en San Nicolás solo existe un pequeño parque junto al centro de mayores y que pasar a tener 3.000 metros cuadrados para el esparcimiento de los menores «es un regalo que se nos ha hecho a todos».

Doreste indicó que la parte más costosa del proyecto es el refuerzo de los muros de contención que van a garantizar «que esa loma tenga durabilidad en el tiempo» y destacó la importancia de la participación. «Si los niños y los vecinos participan en el diseño de lo que se está haciendo, lo cuidan mucho mas».