Rosi Rodríguez y su larga lucha por sus hijos

    Cargando reproductor ...
05/06/2019

La vecina de Torres Quevedo y sus cuatro descendientes podrían perder su casa por un desahucio en los próximos meses. Su caso es el de una pelea de años por una supervivencia digna.

Rosi Rodríguez lleva 17 años residiendo en la misma vivienda de la calle de Torres Quevedo, en Las Palmas de Gran Canaria. Más que un hogar, un refugio para ella y sus hijos, que durante años sufrieron maltratos y vejaciones por parte de su pareja. En ese escenario confuso, de violencia y terapias, firmó hace unos 12 años la permuta de su piso con una constructora que iba a construir un nuevo edificio en esa ubicación. La empresa quebró, se quedó sin la vivienda nueva, y al haber firmado en pleno dominio, hoy es la responsable de la deuda y está a punto de ser desahuciada.

A lo largo de todos estos años, Rosi ha estado luchando. Batallando en los juzgados por una circunstancias que dice que se produjo por «pura ignorancia»; en otro lado está batallando para que sus cinco hijos –en la actualidad cuatro residan con ella– obtengan los derechos heredados de la familia de su padre en otro complejo proceso judicial que la ha llevado, incluso, hasta Estrasburgo.

Ahora mismo vive en compás de espera. «Tengo algunos meses de plazo para resolver esta situación, porque ahora mismo el caso se encuentra a la espera de que se pronuncie el Tribunal Constitucional. No tengo recursos, apenas lo que gano en un trabajo de 900 euros para sacar adelante a mis hijos», expone nerviosa.

Esta vecina de Las Palmas de Gran Canaria se encuentra ahora mismo en una situación compleja, en la que asegura no tener recursos para tratar de resolver el entuerto. «Esta vivienda la compró el padre de mis hijos, pero está todo a mi nombre. Hace unos 12 años llegué al acuerdo con Vijavi03, la constructora, para la permuta. Pero al final la empresa entró en concurso de acreedores y yo ni siquiera estoy incluida en la lista de personas a las que se le adeuda dinero. Directamente se me devolvió el piso y se me hace responsable, y el banco que les dio el dinero me lo exige a mí para saldar las deudas que quedaron pendientes», indicó.

Su caso se encuentra ahora en el Tribunal Constitucional

Su último intento ante la justicia regional se saldó con que el magistrado Alberto López Villarrubia desestimó su demanda contra la constructora y, a su vez, fue condenada a pagar las costas. Ahora sigue con su camino judicial para tratar de conseguir, en este caso, en el Constitucional, que su situación se resuelva.

Rosi Rodríguez sufrió maltrato, muchas veces, cuenta, en la puerta de esta misma casa que ahora mismo puede perder. «En más de una ocasión mis vecinos me salvaron la vida. Yo lo he pasado muy mal, en tratamientos y en casas de acogida. Y eso es algo de lo que uno ahora no se recupera del todo. Yo firmé en pleno dominio esa permuta sin que nadie me asesorara, solo un notario estaba presente. Y lo hice desesperada para poder tener algo mejor para mis hijos que este edificio, que está viejo, en el que vivimos. Es verdad que tome malas decisiones, pero no puede ser, como dice mi abogada que le dijo el juez, que yo estoy aprovechando mi historia para dar pena y salir beneficiada en este asunto», asevera.

Por ello, Rosi Rodríguez sigue peleando. Aunque a veces la fallan las fuerzas. Estos días sigue buscando quién escuché su mensaje y ya mientras la puerta de su casa se cierra y ella se despide, rodeada de los tres perros que viven con la familia, deja caer rodando por la escalera una última súplica. «Ojalá el juez me diera una hora, solo una hora, para sentarme ante él y explicarle mi vida y que vea cómo tomé esas decisiones», indica.

  • 1

    ¿Debe perdonar el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Gran Canaria la deuda al cantante Manny Manuel?

    Sí.
    No.
    Ns/ Nc.
    Votar Ver Resultados