«Nadie ha hecho nada por nosotras»

    Cargando reproductor ...
06/06/2019

Las hermanas Nereida y Natalia Espino fueron desahuciadas en la Vega de San José tras meses en los que peregrinaron sin encontrar una sola respuesta por las distintas administraciones

La rabia arrasa por momentos la voz de Nereida Espino, una de las hermanas desahuciadas junto a los tres hijos de ambas el pasado martes en la Vega de San José. «Nadie ha hecho nada por nosotras, solo queremos un techo para vivir», indica sin poder contener las lágrimas cuando quiere explicar la falta de respuestas que ha recibido de las instituciones en el particular calvario que les ha tocado vivir.

Su desahucio es algo que esperaban. La escalada de acontecimientos desde que el pasado verano vieron un anuncio en Internet ha sido trágica. Primero fueron estafadas, accediendo a la vivienda a través de una persona que nada tenía que ver con ella. Luego, recibiendo una orden de desahucio a nombre de una interior inquilina, que mantenía esa amenaza, cumplida el pasado martes, desde el mes de marzo.

«Llevamos todo ese tiempo intentando hablar con las instituciones. He pedido hasta tres veces cita con el concejal de Vivienda del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria y todas esas veces me han dicho que ya me llamarían. Nunca me han llamado. Y así con todos los organismos», expresa dolida Nereida.

Al auxilio de esta familia solo ha acudido el Sindicato de Inquilinas, que son los que han proporcionado una alternativa habitacional en una comunidad gestionada por ellos para personas en la misma situación. «Son los únicos que nos han apoyado, a Ruymán Hernández le estaré agradecida toda mi vida», cuenta.

Por su lado, Hernández, preferiría no recibir este agradecimiento. «Es lamentable que una organización como la nuestra, sin ningún tipo de subvención, sea la que esté facilitando alguna solución para las familias en esta situación», dice.

Solo el Sindicato de Inquilinas le has ofrecido una alternativa habitacional

El portavoz del Sindicato de Inquilinas ha seguido muy de cerca el caso de Nereida y Natalia. «Llevamos meses tratando de ayudarlas, desde que el pasado mes de marzo se les comunicó el desahucio. Nos hemos puesto en contacto con todas las instituciones con servicios sociales: Gobierno de Canarias, Cabildo, Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria... De ninguna de ellas hemos recibido una sola contestación», asevera.

Sin previo aviso.

La puerta de Nereida y Natalia fue abierta por agentes judiciales y policiales el pasado martes. «En marzo se consiguió parar el desahucio pero nosotras sabíamos que tarde o temprano se iba a producir. Lo que nos ha dolido es que sin una orden ni notificación previa. Simplemente enseñándonos un papel amarillo. Mi hijo estaba en el colegio y al llegar nos encontró en la calle, sin tiempo para buscar una solución para alojarnos», subraya.

En esa línea profundiza, desde el Sindicato de Inquilinas, Ruymán Hernández. «Lo que más grave nos parece es la actuación arbitraria de las distintas policías y de los Juzgados: es intolerable que provoquen una situación tan traumática y violenta como un desahucio inesperado sin ofrecer ningún tipo de garantías a dos madres solteras que habían ido a presentar la matrícula de sus hijos en el colegio. Es un acto inhumano y cobarde que genera una alarma social aterradora, ya que sientan un peligroso precedente: a cualquier persona la pueden echar de su vivienda sin garantías judiciales», añade.

Sobre qué pasará con este caso, Hernández no es muy optimista. «Vista la respuesta que hasta el momento hemos tenido en todas las instituciones, la verdad es que no podemos esperar nada bueno de aquí en adelante», señala.

  • 1

    ¿La playa de Las Canteras debería tener una zona nudista?

    Sí.
    No.
    Ns / Nc.
    Votar Ver Resultados