Los daños de Halloween en Guaguas rondan los 5.500 euros

03/11/2018

El lanzamiento de huevos y piedras sobre las guaguas para celebrar la noche de Halloween ya tiene cuantificación económica. La empresa municipal de transporte cifra en 5.500 euros los daños sufridos por los más de 85 vehículos que fueron objeto del vandalismo.

La gracia de tirar huevos y piedras a los vehículos de Guaguas Municipales ya tiene una primera valoración económica. Según la compañía de transporte, la reparación de los daños ocasionados por grupos de jóvenes durante la noche de Halloween exigirá un desembolso de 5.500 euros, más las pérdidas que suponen tener una guagua inmovilizada.

Este dato se conoce el día después de que CANARIAS7 publicara que más de 85 vehículos se vieran afectados por el lanzamiento de huevos y que otros tres sufrieran roturas de cristales durante la celebración anglosajona que coincide con la festividad de Todos los Santos.

Los hechos, que se vienen sucediendo en los últimos años, también en otras ciudades españolas, se repitieron por todo el término municipal, si bien fueron más frecuentes en los barrios de Tamaraceite, Siete Palmas, Coperfham, San José y San Cristóbal.

La moda de lanzar huevos y piedras se disparó este año con respecto al anterior. De acuerdo a los datos que maneja Guaguas Municipales, frente a los 59 vehículos afectados en 2017 alrededor de la celebración de Halloween, este año el número subió hasta superar los 88. Esto supone casi un 50% más que el año pasado.

No obstante, el récord lo sigue ostentando el año 2016, cuando se registraron daños en 163 guaguas (158 afectadas por el lanzamiento de huevos y cinco por pedradas). El año anterior a este pico fueron 51 los vehículos dañados.

Las cifras de este año, en todo caso, no están cerradas. Todos los datos aportados por Guaguas Municipales de años anteriores se refieren a los días anteriores y posteriores a la noche de Halloween, ya que la práctica de arrojar huevos y piedras se suele mantener durante varias jornadas.

Por eso no resulta extraño que en este año los primeros ataques, que ocurrieron en Pedro Infinito (Schamann), se registraran el pasado martes. Y en las últimas horas también se produjeron nuevos casos que harán incrementar de manera leve la cuantía de los daños.

Sin denuncias

Por el momento, el Cuerpo Nacional de Policía no tiene constancia de que las quejas ocasionadas por estas prácticas se hayan materializado en denuncias. Fuentes del cuerpo indicaron que «para que exista delito, tiene que haber daños intencionados superiores a los cuatrocientos euros».

En este caso, le correspondería a Guaguas Municipales, una vez culminado todo el expediente, personarse en la comisaría y tramitar la denuncia correspondiente para que el Cuerpo Nacional de Policía pueda iniciar una investigación al respecto para tratar de identificar a los autores.

Desde la Policía Local se asegura que no se tiene competencias en este aspecto. Tan solo actuaron para identificar a los autores de los hechos en aquellos casos en los que las quejas vecinales eran más persistentes. Así, el servicio más importante fue la intervención policial en la calle Lomo La Plana (Siete Palmas), donde un grupo de treinta jóvenes se dedicaban a tirar huevos a guaguas, coches, taxis, personas y mobiliario urbano.

Hay que recordar que, de acuerdo con la norma municipal de convivencia ciudadana, se considera una infracción grave el deterioro de cualquier elemento del mobiliario urbano. Estos hechos se castigan con una multa que va desde los 90,16 euros hasta los 150,25 euros, según el texto vigente.